Jardinería para niños (así de fácil) » 3 normas básicas de seguridad en piscinas con niños
5Jul2017

3 normas básicas de seguridad en piscinas con niños


Llega el verano y el tiempo de refrescarse. Las piscinas son los lugares preferidos de los niños, pues para ellos es una gran diversión. Aunque no debemos olvidar que también conlleva una serie de riesgos.

Si las bicicletas son para el verano, las piscinas lo son todavía más. No hay niño que pueda resistirse al agua. Podemos convencerlos de que tarden en bañarse con la recurrente excusa de la digestión. Aunque resultará mucho más complicado convencerles de que salgan de estar a remojo.

Una de las grandes preocupaciones de los padres es que los pequeños aprendan a nadar. Evidentemente, que un niño sepa flotar en el agua evita notablemente los riesgos, aunque no todos.

Precauciones indispensables en la piscina
En primer lugar, saber flotar resulta elemental para defenderse naturalmente en el agua. No obstante, siempre puedes ayudar al niño con manguitos o flotadores que le proporcionen mayor seguridad.

Hay que tener en cuenta la cantidad de gente que hay en la piscina. Lógicamente, si se trata de una piscina pública tendrá que compartir el espacio con más personas. Si el niño está empezando a aprender, tendrá mucho menos riesgos si se encuentra en una piscina con poca gente. Cuanto más movimiento haya en el agua, más difícil le resultará mantener el control.

El hecho de que sepa nadar es más tranquilizador, pero no por ello elimina completamente otros peligros. Es recomendable que el acceso a la piscina esté cerrado para que el niño no pueda acceder sin supervisión.
Aunque sepa nadar, si se produce una caída puede hacerse daño, asustarte, ponerse nervioso

Esto nos lleva a tratar el siguiente punto básico sobre seguridad en la piscina y posiblemente el más importante.

Vigilancia continuada
Cuando hay niños pequeños en el agua, ya sea en una piscina pública o privada, no hay que perderles de vista. Tanto si saben nadar perfectamente como si se sostienen con manguitos, es preferible que esté con ellos siempre un adulto controlando.

En el caso de que estén los niños solos en la piscina, es recomendable que haya siempre un adulto supervisando su baño. Cualquier incidente en el agua es rápidamente subsanable si se soluciona a tiempo.

Puede producirse un mareo, una caída o un golpe, que los manguitos se rompan o que le pique un bicho. Son cosas muy habituales que dentro del agua pueden adquirir un peligro mayor.

Y no importa que se trate de una pequeña balsa. Hay gente que se confía pensando que la piscina no tiene profundidad suficiente y que el niño hace pie en todo momento. Aunque se trate de una piscina hinchable con poca capacidad, los niños se pueden ahogar en un palmo de agua.

De hecho, hay que vigilar especialmente a los niños pequeños que llevan flotadores. Si les vence el cuerpo hacia delante, pueden quedar con la cabeza bajo el agua sin que sean capaces de incorporarse nuevamente.

Evitar juegos agresivos
Es muy divertido empujar a alguien que pasea por el borde de la piscina, lanzarse desde un trampolín, coger a alguien entre dos personas, por los brazos y los pies para balancearlo hasta lanzarlo al agua… Hay muchos juegos muy divertidos para hacer en la piscina, aunque algunos conllevan un riesgo importante.

Lanzarse al agua es de lo más normal y hay diferentes formas para hacerlo. De bomba, de cabeza, de palillo y seguro que otras mil formas que las mentes de los pequeños inventan.

Antes de lanzarse al agua, hay que comprobar que no hay nadie nadando o buceando en el mismo momento y lugar. Los empujones desde el borde de la piscina pueden ser un peligro para el que cae, pues muchas veces no se controla bien la distancia con el borde de la piscina y se golpea con él. Pero también es peligroso para el que va nadando o buceando tranquilamente y se lleva un golpetazo sobre su espalda.

Por otro lado, también hay que medir bien las distancias antes de tirarse de cabeza. El lanzarse demasiado fuerte o no haber comprobado previamente la profundidad de la piscina, hace que se produzcan muchos traumatismos en la cabeza.

También hay que tener cuidado con el sol. Que los niños vayan siempre bien protegidos con cremas solares y gorras. Y controlar las horas de exposición. A ellos siempre les va a parecer que llevan poco rato, pero hay que dosificar las horas de sol y cloro.

Hay que tomar precauciones para que las jornadas de piscina sean siempre divertidas y seguras. Una constante vigilancia puede ser la mejor medida.

Be Sociable, Share!
Opt In Image
Consigue GRATIS la Guía MMD con fichas y fotografías de 2.500 plantas
Suscríbete ahora a nuestra newsletter y...

tick Participarás en el sorteo mensual del libro

tick Recibirás un resumen de los nuevos artículos

tick Accederás a contenidos exclusivos para ti

No hay comentarios aún

Puedes ser el primero!

Deja un comentario.