Las tareas durante este mes en el césped son básicamente, arreglar las calvas, perfilar los bordes o reducir o sustituir el césped si estás pensando en hacer tu jardín un poco más ecológico.

Perfilando el césped

Desde ahora el césped ya no crecerá y, por consiguiente, será difícil que se desdibujen sus formas y contornos. Por eso, es conveniente que en este mes realice un perfilado a fondo, incluso cavando una pequeña zanja para sustituir la tierra vieja por sustrato nuevo y eliminar así cualquier resto de vegetación que afearía la zona de nadie preceptiva.

También puedes aprovechar para reparar las calvas producidas en la pradera de césped por los juegos, paseos y demás pisoteos del verano y otoño. No conviene sembrar semillas, porque tardarían mucho en nacer y quedarían a merced de los elementos. Lo mejor es cubrir lo dañado con tepes o planchas de césped extraído de otro lugar del jardín sobrante.

Si estás pensando en hacer un jardín más ecológico, es un buen momento para sustituir el césped por grava. La grava, en sus múltiples facetas de estructura y tamaño o tamiz, es un material cada vez más utilizado en jardinería moderna, porque se ajusta perfectamente a los parámetros exigibles de la xerojardinería o jardinería con pocas necesidades hídricas.

Déjanos tu email para suscribirte al Newsletter de Tuinen.es

Comentarios

  1. jose tepe, 15 Diciembre, 2011
    1

    Interesante el post. Después del primer corte del césped natural, tras semillar, recomiendo un abonado químico para que el césped esté fuerte y vigoroso.

    Saludos.

Deja un comentario.