Calendario del jardín: Cuidados y labores » Principios básicos para sembrar con éxito

Principios básicos para sembrar con éxito


Que mejor que ver crecer nosotros mismos nuestras plantas desde semilla, sobre todo para los mas pequeños de la casa,  aprendiendo a cuidar las plantas desde bien pequeños. Así que aquí tenéis unos principios básicos para sembrar con éxito.

Sembrar en el jardín

La multiplicación por semilla o sexual es aquella en la que intervienen los órganos masculino femenino, que pueden estar en la misma flor en caso de flores hermafroditas o en distinta, flores unisexuales, o bien estar en la misma o en distinta planta.

Sembrar consiste en poner la semilla en un sustrato (tierra) de tal forma que tenga unas condiciones óptimas para germinar y formar una planta adulta.

La semilla es el óvulo fecundado y maduro apto para la germinación, que contiene una planta en miniatura llamada plántula o embrión.

La siembra puede efectuarse en el terreno definitivo donde van a permanecer las plantas o bien en bandejas, terrinas o semilleros apropiados cubiertos con plástico, cristal,… El primer sistema se utiliza cuando se trata de especies rústicas, poco exigentes en cuidados y temperatura; en este caso sólo nos debe preocupar que el terreno reúna las condiciones adecuadas para las plantas que se van a sembrar, limitándonos posteriormente a su aclareo una vez hayan germinado para que guarden la separación necesaria, propia de la especie.

Para las especies más delicadas la siembra se realiza en semillero preparado, terrinas…, procurando colocar en la parte inferior de éstas una capa de 2-3 cm de grava, arena ó perlita para favorecer el drenaje. A continuación se coloca una capa de 5-6 cm de espesor de turba cribada procurando que la superficie del semillero esté uniforme, para lo cual se presiona ligeramente.

La profundidad a que se deben colocar las semillas depende de su tamaño, pudiendo considerar como norma general que el espesor de la capa que las cubre no debe ser superior al doble de su diámetro. De ahí que en muchos casos como pueden ser las gloxinias, coleos, petunias…, el tamaño de las semillas es tan pequeño que es suficiente la presión de las gotas de agua al regarlas para que se entierren, siendo pues su siembra superficial. Otras como las esparrageras, tagetes, Dalias…, sí deben cubrirse, ya que su tamaño es mayor.

El repicado es una operación necesaria para todas las plantas que han sido sembradas en semillero. Consiste en trasplantar las jóvenes plantitas a un sustrato más rico en elementos nutritivos que en el que se habían sembrado, al mismo tiempo que se les da una mayor separación, seleccionando y eliminando las plantas defectuosas y pequeñas.

El momento más adecuado para efectuar el repicado es cuando las plantitas tienen dos o tres hojitas verdaderas. Antes de proceder al repicado se le da un riego copioso al semillero para poder arrancar con facilidad las plantas, dañando lo menos posible las raíces.

En el repicado, las plantas se deben colocar de tal forma que el punto de unión de la raíz y el tallo (cuello) esté a nivel del suelo o sustrato; el tallo no debe quedar jamás enterrado para evitar posibles riesgos de enfermedades criptogámicas que acaben con la vida de las mismas.

Para ello se cogen las plantas por el cuello con los dedos índice y pulgar de la mano izquierda, al mismo tiempo que se sujeta con los restantes dedos la maceta, llenando la misma con la derecha y al apretar el sustrato procurar que los dedos que sujetan la planta queden por encima del mismo.

No es conveniente tener durante mucho tiempo las plantas arrancadas ni expuestas a corrientes de aire, para evitar la desecación del sistema radicular, para lo cual hay que preparar con anterioridad las macetas, terrinas…, con el sustrato ligeramente húmedo.

Una vez plantadas se les dará un riego manteniéndolas durante un tiempo alejadas de los rayos solares. En esta primera fase del repicado los riegos serán rápidos y frecuentes, casi a diario, hasta que las plantas hayan enraizado perfectamente.

 

Déjanos tu email para suscribirte al Newsletter de Tuinen.es

No hay comentarios aún

Puedes ser el primero!

Deja un comentario.