Calendario del jardín: Cuidados y labores » Protección de las plantas en invierno

Protección de las plantas en invierno


Uno de los factores que se deben tener en cuenta para seleccionar las plantas que se cultivarán en el jardín es, sin duda, el clima. No obstante, si entre tus plantas favoritas se encuentran algunas delicadas, podrás incluirlas siempre y cuando tomes algunas medidas necesarias para protegerlas del frío, del viento, de las heladas y de la nieve durante la temporada invernal.

Protección de las plantas en invierno

Los arbustos de floración temprana o los que florecen durante períodos de frío pueden dañarse con facilidad en condiciones climáticas adversas; nunca podrán florecer si una helada repentina perjudica sus capullos. Los setos y los arbustos o árboles de hoja perenne pueden ser aplastados por una fuerte nevada que incluso puede provocar la rotura de ramas y la deformación de la planta. El viento puede causar los mismos daños, llegando a producir el marchitamiento  la muerte de ciertas plantas delicadas.

Protección contra el frío

  • Las plantas jóvenes son más propensas al perjuicio invernal que las que ya han arraigado, por lo que su protección será más necesaria durante los primeros años de vida. Nunca abones cuando la estación ya está avanzada, porque fomentaría un nuevo crecimiento blando que al frío podría perjudicar.
  • Las plantas cultivadas en maceta se pueden trasladar a lugares resguardados o, si ésta es muy grande, se puede envolver con un material aislante.
  • Los rosales pueden protegerse antes de que las temperaturas desciendan demasiado amontonando tierra ligera alrededor de su base, y retirándola cuando el clima mejore.
  • También puedes crear un ligero acolchado apilando hojas secas o astillas de corteza entre los restos de tallos de las perennes herbáceas.
  • La paja es un buen material aislante que protege del frío y del viento garantizando la aireación: se cubre primero la planta con tela de red de alambre y después se envuelve la estructura con paja.

Protección contra el viento

El viento puede ocasionar que el follaje se vuelva de color marrón, que se marchite e incluso que la planta muera. Las especies de hojas jaspeadas o doradas son más vulnerables a los efectos del viento. Las que tienen hojas pequeñas, gruesas y céreas, como las del género Escallonia y los acebos, suelen tolerar bien el viento, así como ciertos árboles caducifolios, como el sauce, el espino albar y el saúco.

Para proteger los arbustos pequeños o jóvenes, utiliza una red doble apoyada en cañas de bambú o una mampara prefabricada, muy útil para proteger grandes áreas del jardín. Colócala como una valla alrededor de la zona afectada y asegúrala con estacas de madera. También puedes crear una pantalla vegetal plantando árboles y setos en lugares estratégicos.

 

Conoce más sobre el autor en su 

Déjanos tu email para suscribirte al Newsletter de Tuinen.es

No hay comentarios aún

Puedes ser el primero!

Deja un comentario.