Tuinen.es » Calendario del jardín: Cuidados y labores » Recolección de las semillas
14dic2012

Recolección de las semillas


El jardinero o el horticultor vocacional piensa, entiende y trata las plantas teniendo siempre presente que son auténticos seres vivos. Conoce y respeta todos los procesos de su naturaleza, incluido el de la multiplicación; siente una profunda satisfacción aprovechando todos los recursos que éstas le ofrecen y procura ser 'autosuficiente' con sus cultivos.

Recolección de las semillas

El ciclo natural de la vida de la mayoría de las plantas cuenta con la fase de producción de semillas, a la cual dedican gran parte de sus energías; sin embargo, es un proceso que no siempre es aprovechado por el hombre. Cuando llega el final de temporada, casi siempre las plantas acaban arrancadas y quemadas o convertidas en compost. Afortunadamente, no todo depende de la voluntad humana; la misma naturaleza actúa como agente polinizador a través del viento que transporta el polen de las plantas vecinas, o a través de las abejas u otros insectos que lo llevan de una flor a otra. Este proceso natural y aleatorio de multiplicación lleva a la creación de nuevas plantas, pues a menudo el polen de una planta determinada fecunda la flor de otra especie distinta, produciéndose una polinización cruzada, de manera que las nuevas plantas son o parecidas o muy distintas de sus progenitoras. Este sistema tiene sus limitaciones, dado que no todas las plantas se pueden cruzar, y existen incompatibilidades incluso dentro del mismo género.

Por otro lado, el cruce al azar suele producir plantas de calidad inferior, y sólo la suerte puede conseguir un ejemplar que mejore a los antecesores.

 

Recolección de semillas

Comprar semillas es más barato que comprar plantas y, si desea cultivar un gran número de ejemplares, le resultará más económico recolectar las semillas que comprarlas. Algunos jardineros entusiastas disfrutan recolectando ‘sus’ propias semillas (muchos agricultores plantan más ejemplares de los necesarios para el consumo para ir recogiendo las semillas e irlas sembrando año tras año).

Polinizando las plantas manualmente podrás crear nuevas plantas de forma deliberada o asegurarte de que obtendrás plantas idénticas. Para cultivar las propias semillas, se debe llevar a cabo un proceso selectivo de recogida, utilizando sólo las mejores plantas. Por lo general, no suele haber problemas, porque la mayoría de las plantas perennes y anuales son muy similares a sus progenitoras. Las diferencias pueden aparecer en las especies que producen una gran variedad de colores.

Para recolectar las semillas, puedes cortar la infrutescencia y guardarla entera en una bolsa de papel o bien ponerla boca abajo sobre la bolsa o dentro de ella y sacudirla o pasarle los dedo por encima para que caigan las semillas dentro de la bolsa.

Existen ciertas plantas cuyos frutos poseen un mecanismo para expulsar sus semillas, como los geranios rústicos (Geranium). En estas plantas es mejor cubrir el fruto que está madurando con una bolsita de papel, cerrándola sobre el tallo para que las semillas queden dentro cuando el fruto explote.

 

Conoce más sobre el autor en su 

¿Te gusta? Compártelo
Opt In Image
Consigue GRATIS la Guía MMD con fichas y fotografías de 2.500 plantas
Suscríbete ahora a nuestra newsletter y...

tick Participarás en el sorteo mensual del libro

tick Recibirás un resumen de los nuevos artículos

tick Accederás a contenidos exclusivos para ti

No hay comentarios aún

Puedes ser el primero!

Deja un comentario.