Decoración y bricojardinería » Cómo dibujar una flor

Si tu hijo o hija te pide que dibujes una flor, posiblemente optes por la recurrente margarita pero, ¿quieres sorprenderles y enseñarles a hacer otros diseños muy creativos?

 

Quienes no hemos nacido con un don especial para el dibujo, nos vemos muchas veces limitados a la hora de poner en práctica toda nuestra creatividad.
Es posible que en alguna ocasión, tus hijos te hayan pedido que les dibujes una flor para un trabajo de la escuela o para decorar ese elaborado dibujo que le quieren regalar a alguien especial en un día señalado.

Si el arte pictórico no es lo tuyo, posiblemente hagas un círculo rodeado de cinco o seis pétalos, también circulares, con una raya que tiene una leve curvatura al final y, los más osados, añadan un par de óvalos a ambos lados del tallo para representar las hojas. El resultado, sin duda, nadie puede negar que se trata de una flor. Pero, ¿tus hijos quieren que haya una mayor variedad floral en su diseño? Con unos sencillos consejos puedes obtener resultados sorprendentes. Consejos que, además, puedes compartir con los más pequeños para que sean ellos mismos quienes se aventuren a decorar su propio jardín.

Pasos para dibujar una flor
Cuando los más pequeños se adentran en el mundo de la ilustración, es muy común que empiecen queriendo dibujarse ellos mismos, su familia, su mascota, su casa… Y que además, haya elementos decorativos como el sol, una nube y, por supuesto, una flor. Parece que no tienen ningún temor a dejar volar su imaginación para representar la imagen que tienen de ellos mismos o de sus padres, con unas sencillas líneas y círculos. Sin embargo, parece que para plasmar la flor, suelen recurrir a la ayuda de un adulto.

Al margen de la destreza con el lápiz de cada cual, lo más probable es que no quieras ayudarle dibujando Los girasoles de Van Gogh, pero sí puedes intentar seguir unos sencillos pasos que te permitan ofrecer un diseño original y elaborado.

De hecho, encontrarás en Internet prácticas guías de cómo dibujar también un girasol, una rosa, un tulipán o hasta un narciso.
Puedes encontrar modelos que se asemejen a la realidad, más o menos, en función de la habilidad de cada uno. Pero seguro que te encuentras con algunas ideas que te permitan salir de la socorrida margarita.

Las flores son bonitas y alegres incluso en el papel. Practicar con los pequeños a hacer diferentes diseños, a que desarrollen su creatividad y su habilidad manual puede ser muy divertido.
Además, puede ser una gran fuente de inspiración para confeccionar adornos decorativos con los que completar el jardín, ya que esos mismos diseños que quedan plasmados en papel, pueden ser realizados en otros materiales más resistentes para que puedan estar al aire libre.

Por supuesto, también podéis convertiros en alumnos aventajados y seguir con la larga propuesta de tutoriales que ofrece la red, para ir perfeccionando la técnica y llegar a realizar grandes obras de arte.

Es una práctica y divertida manera de combinar la plástica con la jardinería, de adentrar a los más pequeños en el mundo floral y de pasar un tiempo entretenido con ellos, aprendiendo a dibujar las flores más bonitas y originales.

Déjanos tu email para suscribirte al Newsletter de Tuinen.es

No hay comentarios aún

Puedes ser el primero!

Deja un comentario.