Decoración y bricojardinería » Estanques: La plantación de acuáticas y mantenimiento (y3)

Estanques: La plantación de acuáticas y mantenimiento (y3)


Si bien la creación de un paraje acuático como este no tiene problema alguno (aunque usted no hiciera nada la vida aparecería porque del agua surgió la vida, incluso la nuestra), vamos a darle unos consejos para su realización.

La plantación de acuáticas y mantenimiento

En primer lugar hay que procurar que el estanque no sea muy profundo; son suficientes 50-60 cm, bajando hasta 80 cm en el punto más hondo. En todo el fondo se coloca una capa de sustrato especial (turba fibrosa y arena de río) de 8-10 cm para que puedan enraizar las plantas, si bien la tendencia más seguida es suprimir esa capa y colocar las plantas en maceta dentro del agua.

No tiene más que plantar en una maceta tipo terrina con sustrato fibroso especial, como si se tratara de una especie corriente, el bulbo, la planta o el rizoma de su acuática, pero cubriendo la superficie con arena de río y gravilla para que no se escape el sustrato ni enturbie demasiado el agua. Una vez hecho esto, ya sólo queda sumergir el recipiente en el lugar escogido.

El nivel de agua del estanque debe permanecer constante ya que de lo contrario pueden quedarse al descubierto plantas que tenían que estar completamente sumergidas. En las regiones donde haya peligro de heladas es aconsejable que las plantas estén en maceta para poder sacarlas y resguardarlas, sobre todo las que puedan vivir indistintamente en el agua y en la tierra durante su etapa de reposo vegetativo. No hay que olvidar que las plantas acuáticas necesitan los mismos cuidados que el resto de las plantas, podas, recortes, esquejados, trasplantes… pero siempre pensando en el medio en el que se desarrollan.

MANTENIMIENTO

Con o sin filtro

No suelen presentarse problemas de plagas y enfermedades en las plantas acuáticas si se mantiene el agua limpia, sin pudriciones y sin que el sustrato se descomponga, para lo cual se impone retirar todas las hojas secas que caigan (la herramienta básica es la red plana con mango bien largo).

También es conveniente cambiar el agua cada 2-3 temporadas o disponer de filtros biológicos, a base de lámparas ultravioleta que matan las algas y garantizan un perfecto estado del agua. Como medida complementaria, incorpore algicida biológico, a base de bacterias no agresivas para peces o plantas, cada vez que el agua torne a un verde o marrón sospechoso. El procedimiento es incorporar el producto al estanque y pasadas unas horas retirar con la red las algas muertas que floten.

De todas formas, si se presentara algún que otro pulgón, gusano masticador u oruga a las hojas de alguna planta acuática, sólo hay que sumergir las hojas afectadas durante un par de días, para que los insectos desaparezcan.

En invierno, se impone, del mismo modo que le aconsejábamos para la piscina, echar planchas de corcho o troncos flotantes al agua para absorber la dilatación del agua al transformarse en hielo.

 

Conoce más sobre el autor en su 

Déjanos tu email para suscribirte al Newsletter de Tuinen.es

No hay comentarios aún

Puedes ser el primero!

Deja un comentario.