Decoración y bricojardinería » Los cuidados del Bonsái

Los cuidados del Bonsái


El arte del bonsái es originario de China, aunque fue en Japón, donde con un estilo diferente, adquirió mayor auge y popularidad. En oriente, los bonsáis son legados de padres a hijos, siendo piezas muy valoradas en las que se mezclan los conocimientos de botánica con el arte.

Bonsai Ulmus

El bonsái como planta miniaturizada tiene sus comienzos en los ejemplares encontrados en el medio natural, en lugares escarpados y con condiciones edafoclimáticas adversas. Así con fuertes vientos y poco suelo, su desarrollo tiene como objeto sobrevivir a tales circunstancias. Esta fue la base para llegar a encontrar el procedimiento a seguir para obtener los árboles en miniatura o bonsáis.

Siempre hay que recordar que el bonsái es una planta viva con unos requerimientos relacionados con la especie en cuestión. No obstante a continuación se describen de forma genérica los principales trabajos que se deben realizar para el correcto mantenimiento del bonsái.

Bonsai FicusExposición: los bonsáis, generalmente, no son plantas de interior por lo que para su correcto desarrollo deberán estar al aire libre. Sin embargo en periodos de podas o alambrados, cuando el bonsái esté más debilitado, deberemos protegerlo de temperaturas extremas y fuertes vientos.

Riego: la frecuencia de riego, como en cualquier planta, variará en función de la época del año y de la especie, no obstante, como regla general, el aporte de agua debe ser moderado y su distribución en fina lluvia evitará el arrastre de tierra. Si se puede, deberemos evitar el riego con agua excesivamente dura. Recordad mantener la tierra constantemente húmeda.

Abonado: en los bonsáis el abonado es necesario para su mantenimiento, pero deberemos evitar altas cantidades de elementos que aporten vigor a la planta. Existen abonados específicos para el cultivo de bonsáis, por lo que para principiantes recomendamos su utilización. El abonado se realizará en primavera en coníferas y a finales de primavera o principios de verano en frondosas.

Poda de ramas: La poda se realiza para dar forma al bonsái o para que algunas ramas reciban mayor irradiación solar. La elección de las ramas a podar vendrá determinada por la forma final que queramos conseguir y observando la dirección de las yemas que se van a mantener. La poda se realizará a principios de primavera.

Bonsai metasequoiaPinzado de brotes: el pinzado de los brotes de un bonsái formado se realiza para controlar los nuevos crecimientos. Los brotes se pinzan para compensar la copa y para favorecer el desarrollo de otras yemas inactivas. El pinzado de brotes también se llama “pellizcar” ya que se hace de forma manual con ayuda de las uñas. El pinzado se suele realizar durante el periodo de crecimiento, principalmente a principios de primavera.

Alambrado: se utiliza para dirigir y dar forma a las ramas y los troncos. El alambre permite dirigir la rama hasta la posición deseada. Una vez pasado el tiempo, cuando los tejidos están duros, el alambre se debe quitar. El alambrado se realiza principalmente en coníferas a finales de invierno o a principios de primavera y otoño. En frondosas no se utiliza tanto esta técnica debido a que la forma se puede dirigir fácilmente a través de las podas. El grosor del alambre dependerá del tamaño del tronco o de la rama y cada vuelta tendrá un ángulo de 45º y 5 cm. de separación aproximadamente.

Corte de hojas: esta labor deberá realizarse sólo en aquellas especies muy vigorosas que puedan soportar el corte de las hojas. El cortado de hojas suele realizarse en especies caducas. Se recorta partiendo la base en el momento en que las hojas están firmemente formadas. Nunca deberá realizarse tras el alambrado.

Bonsai mix Acer Buxus IlexTrasplante: a medida que crece el bonsái, sus raíces quedarán confinadas e irán debilitándose, por lo que necesitaremos trasplantarlo a un recipiente de mayor tamaño. Además  aprovecharemos el trasplante para cambiar la tierra. Con unos palillos nos ayudaremo para separar la tierra de las raíces y, posteriormente, podaremos las raíces. El trasplante se debe realizar cuando los árboles empiecen a despertar de su periodo de descanso invernal. La frecuencia de trasplante variará en función de la especie y la edad del ejemplar: en coníferas jóvenes cada dos o tres años y en ejemplares adultos cada cinco años, mientras que en frondosas jóvenes será necesario trasplantarlas anualmente hasta que sean adultos y estén bien establecidos que se trasplantarán cada dos –tres años.

Un control adecuado de los requerimientos de nuestros bonsáis es fundamental para mantenerlos sanos, sin embargo,  como cualquier planta, son susceptibles de ser atacados por plagas y enfermedades así que deberéis vigilarlos de cerca, ya que una rápida detección es fundamental para evitar daños mayores.

Como veis el cultivo del bonsái requiere dedicación, paciencia y experiencia así que si os animáis a cultivar uno, no dejéis de pasaros por nuestro post “4 pasos para crear tu primer bonsái”.

 

Logo bulbo

Participa en tuinen.es!

¿Tienes alguna pregunta sobre este tema?, ¿Deseas compartir alguna información adicional con el resto de lectores? Déjanos tu comentario o entra en nuestra página en Facebook y contestaremos a tus cuestiones lo antes posible.

Para más consejos también síguenos en Twitter y Google+.

 

 

Déjanos tu email para suscribirte al Newsletter de Tuinen.es

Comentarios

  1. Pymes Plataforma Comercial, 13 Febrero, 2014
    1

    Gracias por toda la información.

    Genial el artículo!

  2. Manipulador de Alimentos, 13 Febrero, 2014
    2

    Me encantan los bonsais, son unas pequeñas maravillas de la naturaleza.

    Tomaré buena nota de tus consejos.

    Gracias!

Deja un comentario.