Decoración y bricojardinería » Los mágicos laberintos verdes

Los mágicos laberintos verdes


Aunque los laberintos pueden confundirte, marearte y perderte, los creados en los jardines resultan tan atractivos que parece imposible resistirse a adentrarse en ellos.

¿Te gustaría tener un jardín lo suficientemente grande como para tener un laberinto? Seguro que en algún momento de tu niñez has jugado a perderte entre los largos y enrevesados pasadizos de algún laberinto natural. Y puede que no tengas ni que remontarte a la niñez, ¿verdad? Y es que los laberintos desprenden un encanto especial que nos empuja a adentrarnos en él y recorrer sus posibles caminos.

Algunos laberintos vegetales se han hecho famosos gracias al cine, los videojuegos o la literatura, como el de Alicia en el País de las Maravillas. Otros muchos lo son por su espectacularidad y su atractivo turístico, como el de Villa Pisani, en Italia, con sus grandes paredes de boj, o el de Reignac-sur-Indre, en Francia, considerado el más grande del mundo, construido de girasoles vivos.

Origen de los laberintos
Según cuenta la leyenda, la construcción del primer laberinto está basado en la historia del rey Minos de Creta, que lo mandó crear para apresar a su hijo Minotauro, ser mitológico mitad hombre y mitad toro. Aunque no quedan restos de este Laberinto de Creta, parece que sí se han encontrado algunas monedas en las que figura tallado su símbolo.

A pesar de que esta historia legendaria parece tener unas connotaciones bastante terrenales, es decir, fue creado para tener apresado a un monstruo, y a pesar de que la construcción laberíntica puede estar relacionada con el misterio, también parece que la presencia de un laberinto en un jardín está íntimamente relacionada con la meditación.

Con el único objetivo de pasear y dejar volar la imaginación, caminar entre paredes vegetales puede convertirse en una relajante experiencia.
También puede ser una actividad muy divertida para disfrutar en familia, donde además puedes volcar tu creatividad para adentrarte en un mundo paralelo, ajeno a la cotidianidad, y protagonizar una misteriosa y entretenida aventura con tus hijos.

Curiosidades sobre los laberintos
Además de la ya conocida leyenda del Laberinto de Creta, existen otras populares, como la del Laberinto de Rosamunda. Se dice que fue un laberinto que mandó construir el rey Enrique II para mantener oculta a su amante, Rosamunda la Bella. Sin embargo, la reina consiguió llegar hasta el centro del laberinto y descubrir a la amante, a quien obligó a tomar un poderoso veneno.

Las leyendas en torno a los laberintos también encierran una interpretación más mística o profunda. Una forma de entender ese viaje que se realiza al interior de uno mismo para desprenderse de todo lo negativo y lo oscuro. Ese recorrido por caminos enrevesados que nos va a ayudar a conocer y encontrar la salida que buscábamos.

A partir del siglo XVI, parece que se pierde un poco ese sentido profundo del laberinto y se transforma en un elemento más frívolo, sobre todo relacionado con entornos palaciegos y clases sociales altas.
Tener un laberinto en el jardín era un reclamo para los amantes furtivos. Un lugar en el que adentrarte si no quieres ser encontrado para compartir confesiones o besos prohibidos.

Seguro que puedes evocar la imagen de una escena mítica de cualquier película romántica ambientada en casas señoriales de Francia o Inglaterra.

En España también podemos encontrar espectaculares laberintos, como el del Parque de Horta en Barcleona o el de “El Capricho”, en Madrid, fundado por la duquesa de Osuna.

Si no puedes tener un laberinto en tu jardín, siempre podrás visitar alguno de los más increíbles y espectaculares que tienes alrededor del mundo.

Déjanos tu email para suscribirte al Newsletter de Tuinen.es

No hay comentarios aún

Puedes ser el primero!

Deja un comentario.