Diseño de jardines » Diseñar la iluminación en el jardín

Diseñar la iluminación en el jardín


Un precioso jardín sin sistema de iluminación, es sólo medio precioso jardín, ya que únicamente es disfrutable cuando existe luz diurna. ¿Se imagina todo lo que se pierde? Fiestas nocturnas, paseos a media noche, contemplación de su obra desde la casa... en pijama, y desde luego, la comodidad que supone llegar a un lugar bien iluminado y reconocible a altas horas, o la seguridad que se consigue frente a los pertinaces cacos.

Diseñar la iluminación en el jardín

Cuando se trata de conducir electricidad, todas las precauciones son pocas. Hay que tratar de aislarla por todos los medios, ya que la facilidad de este fluido para Farolas sobre hormigón. Para iluminar un camino principal le aconsejamos la iluminación en altura, con la luz cayendo hacia abajo y contando las farolas con tapas opacas. Al instalar las farolas conviene montar el poste sobre un pedestal de hormigón que asegure la estabilidad. aprovechar cualquier conductor y terminar en nuestro cuerpo, o el de nuestro perro por ejemplo, es enorme.

Tenga en cuenta que existen pocos conductores más efectivos para la electricidad que el agua. ¿Por qué le decimos esto? Pues porque se impone alejar el zanjeo por el que discurrirán los cables de la iluminación, de las zanjas por las que circula el agua de riego. Cierto es que en el capítulo dedicado al riego, les decíamos que los cables que conectan el programador con las electroválvulas podían discurrir por las mismas zanjas que las tuberías de agua, pero en aquel caso la tensión eléctrica era pequeña, sin peligro para el hombre, a lo sumo 24 voltios. Pero tratándose de iluminación, las farolas, focos, apliques, etc., funcionarán a 230 voltios para aprovechar mejor la potencia e intensidad, y ese gran y letal voltaje debe ser controlado de un modo escrupuloso.

 

Al realizar el proyecto de iluminación, simplifique al máximo la red. No trate de instalar puntos de luz en mil sitios porque así su jardín quedará mejor mostrado y más bonito. El efecto que conseguirá será exactamente el contrario. Pasará a la historia como el poseedor del jardín más hortera del mundo y para lograr ese horrible título, habrá tenido que llenar su terreno de zanjas, calas, rozas y calicatas ¡para que circulen 230 voltios por cada una de ellas! ¡qué peligro!

Las zanjas para cables eléctricos deben ser profundas, de 50-60 cm, y a la hora de taparlas, se debe instalar sobre los cables, que deben revestirse con tubos protectores, una capa de 5-10 cm de arena de río y sobre ella una fila de rasillones (ladrillos huecos grandes y planos). El objeto de todo esto es asegurarse de que si en el futuro se pasa un arado por el terreno para, por ejemplo, renovar el césped, no llegará a los cables; pero además si hay que excavar un hoyo para plantar algún ejemplar extra del jardín, antes que romper el conductor eléctrico, con el consiguiente riesgo de descarga y cortocircuito, podremos observar el rasillón roto y la arena de río surgir del suelo.

Conoce más sobre el autor en su 

Déjanos tu email para suscribirte al Newsletter de Tuinen.es

Comentarios

  1. cespedes artificiales, 5 Septiembre, 2012
    1

    Muy recomendable, es muy decorativo y muy agradable de ver ! !

Deja un comentario.