Diseño de jardines » La influencia del clima (1)

La influencia del clima (1)


La temperatura, las lluvias, la humedad y el viento son los factores más importantes que condicionan nuestro jardín y ejercen una gran influencia sobre las plantas y el terreno, actuando de manera individual o combinadas. Por eso a la hora de planificar un jardín habrá que estudiar estos factores para que nuestro jardín sea mucho más fácil cuidar y tener un aspecto mas saludable de las plantas con los mínimos cuidados.

Jardín mediterráneo, adaptado a la sequía y a los vientos salinos

Los jardines se deben componer de plantas resistentes y capaces de soportar las inclemencias meteorológicas, por eso es mejor elegir especies autóctonas o de climas parecidos, para que puedan soportar todas estos factores que harán que nuestras plantas luzcan sanas, sin apenas cuidados. Ya que si una planta no esta adaptada, tendremos que hacer mil y un milagros para que luzca bonita, suponiendo entonces un gran esfuerzo con apenas resultados.

El frío:

las heladas pueden deteriorar la parte superior de la planta o  los brotes jovenes que aun no están debidamente preparados para soportar las bajas temperaturas, lo que hace que las plantas se enegrezcan. Hay algunas plantas que en maceta son más delicadas que en tierra, ya que las raíces están más expuestas al frío. Por eso se clasifican las plantas por su capacidad de resistir las heladas en:

  • Resistentes: Plantas que soportan el frío, por lo que no requieren ninguna protección en invierno.
  • Semirresistentes: Plantas que pueden soportar algo de frío, que para que pueda sobrevivir al invierno, habrá que protegerlas en invierno, bien tapándolas o metiéndolas en una zona cubierta.
  • Delicadas: Plantas que se dañan o mueren por la simple bajada de temperaturas o por la escarcha. Por lo que necesitan estar en cubierto o en el interior de las casas, para soportar el invierno.

 

El viento:

El viento moderado ayuda a reducir la humedad, mantiene a raya a muchas enfermedades y contribuye a dispersar y polinizar muchas plantas. Sin embargo, los fuertes vientos pueden dañar a las plantas que no estén bien adapatadas a los fuertes vientos, arrasando el follaje, flores, alterar el crecimiento, quebrar ramas o incluso arrancarlas, además de desecar el suelo.

Si esto no es poco, deberemos también saber, que si nos encontramos en una zona costera los vientos están cargados de sal, con lo que sino son plantas adaptadas a la salinidad se quemarán pudiendo entonces hasta morir por exceso de sal.

En estas condiciones el cultivo de plantas se hace muy difícil, ya que las practicas culturales se hacen complicadas y las plantas producen menos flores y frutos. Por eso , es aconsejable plantar una barrera permeable viva o artificial, para que reduzca el paso del viento al menos un 50%. ( Nunca un 100%).

 Segunda parte: La influencia del clima (y2)

Déjanos tu email para suscribirte al Newsletter de Tuinen.es

No hay comentarios aún

Puedes ser el primero!

Deja un comentario.