Diseño de jardines » Plantas para un estanque

Plantas para un estanque


 ¿Te animas a tener un estanque en el jardín? ¿O quizás uno pequeñito en la terraza? Un jardín acuático brinda naturalidad y frescura, incluso si solo dispones para él de un tiesto, una pila... cualquier recipiente profundo y estanco. Si está bien ubicado acabará formando un ecosistema anfibio de gran belleza. Para empezar, te contamos cuáles son las plantas acuáticas más fáciles de cultivar.

piscina naturalfoto de www.inspirationgreen.com

 

Las plantas acuáticas llevarán a tu espacio verde el recuerdo de los entornos silvestres de donde proceden, inundando de inesperados colores la superficie del agua, e incluso las zonas de ribera si se halla en un jardín. Pero más allá de su indudable valor estético, cumplen una función práctica esencial para mantener un estanque en buen estado de salud. Aportan sombra, lo que previene la aparición de algas y contribuye a mantener más fresca la temperatura del agua.
Muchas especies tienen la capacidad de oxigenar el estanque, aspecto importante si se tienen peces y de gran utilidadad para controlar la proliferación de algas.
Además, pueden servir de alimento a los peces y otros animales acuícolas.

Plantas para un pequeño estanque

Cuatro tipos de acuáticas  

La denominación plantas acuáticas abarca una gran cantidad de especies muy diferentes entre sí. A grandes rasgos se pueden clasificar en cuatro grupos:

  • Plantas sumergidas: Viven totalmente dentro del agua, de modo que su función en los estanques se reduce normalmente a aportar oxigenación.
  • Plantas emergidas: Sus tallos, hojas, flores y frutos se encuentran total o parcialmente fuera del agua, pero enraízan en el lecho del estanque.
  • Plantas flotantes: Flotan libremente por el agua sin enraizar en el suelo del estanque ni en las riberas. Son propias de aguas estancadas o cursos fluviales suaves.
  • Plantas palustres: Su hábitat originario son las riberas de los ríos y lagos; a menudo toleran e incluso necesitan vivir con las raíces continuamente encharcadas.

Para lograr un conjunto armónico y equilibrado es interesante combinar varias especies de cada una de estas tipologías, siempre que el espacio lo permita. Se pueden utilizar, por ejemplo, varias plantas sumergidas que oxigenen el agua y la mantengan clara y libre de algas, diferentes especies emergidas de floración atractiva, alguna planta flotante que aporte ese toque especial de charca natural y, por supuesto, varias plantas de ribera que den continuidad a la parte húmeda uniéndola con el resto del jardín. Coordinando bien estos elementos es posible conseguir un precioso jardín acuático, grande o en versión mini, que en los meses de verano se podrá disfrutar especialmente en todo su esplendor

Déjanos tu email para suscribirte al Newsletter de Tuinen.es

No hay comentarios aún

Puedes ser el primero!

Deja un comentario.