Diseño de jardines » Terrazas al aire libre

Terrazas al aire libre


Las terrazas son el lugar más solicitado ruante el verano, donde se desarrolla gran parte de la vida cotidiana: durante el día, para aprovechar tanto el sol como la sombra; durante la noche, para aprovechar el agradable frescor. Si a estas circunstancias le añadimos la atractiva presencia de plantas ornamentales, tendremos un ambiente no sólo útil, sino también placentero.

Balcón florido

Las características de las terrazas favorecen el cultivo de ciertas especies en detrimento de otras, así como su disposición y organización. Algunas dan al jardín, ofreciendo la posibilidad de aprovechar la vegetación cultivada en él; en este caso, los arboles pueden ser de gran utilidad, si su colocación es la adecuada, ya que aportan una buena sombra. Los tallos de las trepadoras, que ascienden por las paredes y llegan hasta las barandillas, llenan de verdor la terraza sin necesidad de utilizar macetas.

Algunas quedan incluidas dentro de la fachada de la propia casa; en este caso, el cultivo de enredaderas que cubran las paredes ayudará a crear un paisaje imaginario, dando al conjunto un aspecto de jardín exterior.

En ocasiones, las terrazas están construidas a nivel del suelo,mientras que en otros casos es necesario ascender una escalera para acceder a ellas. En el primer caso, los ejemplares esbeltos dan volumen a la terraza; en el segundo, los tallos rastreros o colgantes decoran los bordes inferiores.

Ejemplos de plantas para terrazas

Una elección acertada para cubrir las paredes es utilizar los tallos de una enredadera, como Parthenocissus sp. (parra virgen), planta caduca cuyas hojas se tiñen de un precioso color rojizo en otoño; también se pueden cubrir con Hedera helix (Hiedra), perenne, con hojas de distintas tonalidades dependiendo de la variedad: blanco, verde y amarillo. Si deseas una trepadora que florezca, la Wisteria sp. (Glicinia) se adapta a la perfección a las fachadas de terrazas y ofrece preciosos racimos de color azul intenso.

En las macetas que se colocan en el suelo, cultiva especies de tallos largos y esbeltos, como Zantedeschia aethiopica (cala), Gladiolus sp. (Gladiolo), Hippeastrum sp. (Suegra y nuera) o Lilium (azucenas).

En el caso de ejemplares de porte medio o pequeño es recomendable utilizar tiestos que eleven la altura de las plantas.

Los centros de mesa son también espacios que se pueden adornar con plantas.

Las especies como Nephrolepsis exaltata (Helecho espada) o Cycas revoluta (sagú) son muy decorativas por sus penachos de hojas largas. En el caso de que éstas pudieran estorbar, eleva la maceta con un plato hondo de porcelana u otro elemento suficientemente ancho y no demasiado alto.

La forma de la terraza

Por lo general, las terrazas están construidas de forma geométrica; cuadrada, rectangular, en forma de L o semicirculares. No obstante, existen también terrazas con formas y superficies irregulares y, al contrario de lo que podría parecer, no representan ningún inconveniente para la instalación de plantas; permiten aprovechar la distribución de las macetas y jardineras, emplazándolas en las paredes o zonas más irregulares a fin de establecer un espacio más armónico. Por otra parte, los parterres en forma de cuña, impermeabilizados de forma conveniente y con el drenaje en uno de sus laterales, posibilitan restaurar visualmente las líneas rectas en el interior de una terraza irregular.

Forma redonda: En las terrazas redondas o semicirculares el planteamiento decorativo debe ser más imaginativo porque no existen puntos de referencia para iniciar la distribución de los ejemplares. En este tipo de terrazas, es  aconsejable realizar una combinación simétrica de ejemplares Como todo el espacio útil está unido por una gran homogeneidad, si dispone de columnas o arcos, aprovéchelos para colocar los ejemplares más esbeltos. El centro puede estar ocupado por una mesa con sillas o por una pequeña fuente, a partir de los cuales girarán el resto de elementos que vayan a intervenir.

Forma de L: El contorno de una terraza en forma de L da una estupenda posibilidad para aprovechar esquinas y rincones, en los cuales las plantas encuentran mayor protección contra las distintas adversidades climatológicas. De esta manera, es posible romper los trazados rectilíneos y demasiado formales de la construcción.

 

Déjanos tu email para suscribirte al Newsletter de Tuinen.es

No hay comentarios aún

Puedes ser el primero!

Deja un comentario.