Diseño de jardines » Un cobertizo en el jardín

Un cobertizo en el jardín


Por muy pequeño que sea tu jardín o tu huerto, seguro que tienes alguna herramienta, algún libro de jardinería, alguna maceta o unos guantes o botas para protección y para el cuidado de tus plantas. El mejor lugar para almacenar estos materiales y también para realizar determinados trabajos de jardinería es, sin duda, un cobertizo.

Un cobertizo en el jardín

Para muchos jardineros, tener un cobertizo en el jardín es imprescindible; lo cierto es que, como mínimo, siempre es útil. Puede cumplir varias funciones, y ello dependerá en buena parte de las dimensiones que tenga, lo cual determinará también el precio que te pueda costar. En general, los cobertizos no son baratos, por ello es aconsejable que no te precipites y tengas en cuenta antes todas las posibilidades y consejos para escoger el que más te convenga según tus necesidades.

En primer lugar, calcula el espacio de que dispones, después piensa en las funciones que quieres que cumpla tu cobertizo. Puede servir únicamente para guardar las herramientas, los aperos y las máquinas del jardín, pero también puede servir para proteger el mobiliario de jardín durante el invierno, para guardar las macetas, para almacenar hortalizas, colgar ristras de cebollas o plantas aromáticas y, si tienes niños, sin duda es el lugar ideal para guardar los juguetes que utilizan en el exterior, que suelen ser bastante voluminosos. El cobertizo podrá ser más grande o más pequeño según lo que quieras guardar y almacenar en él. Pero, además, si lo que pretendes es trabajar dentro y colocar un banco para poder limpiar, afilar, reparar y cuidar tus útiles, y poder plantar o trasplantar los ejemplares de tu jardín, entonces el espacio deberá ser más grande.

Los cobertizos se encuentran ya prefabricados en distinto tamaños y formas en los centros especializados en jardinería, pero también puede estudiar la posibilidad de encargar tu construcción o bien construirlo tu mismo y diseñarlo a tu gusto. No obstante, la construcción resulta trabajosa, porque se debe aislar bien y en ocasiones no sale a cuenta económicamente el resultado no es tan atractivo a la vista.

En cuanto a los materiales, casi siempre son de madera o de ladrillo. La madera es un material muy empleado porque su estética, y si es de buena calidad, es muy duradera. Con ladrillos levantará una estructura permanente más sólida, pero quizás te resulte más cara.

Un cobertizo en el jardín es un elemento que produce cierto impacto visual; por ello es importante la elección del lugar de emplazamiento. Considera el espacio que ocupará y su altura.

Ten en cuenta la frecuencia con la que lo vas a utilizar, cómo acceder fácilmente a él y, por  supuesto, si podrá llevar discretamente hasta allí el agua y la electricidad. Es aconsejable que esté cerca de la casa, y lo ideal, si el jardín o el huerto es pequeño, es que el cobertizo esté adosado a la pared de la casa, pues de este modo se ahorra mucho espacio y problemas con el suministro de agua y de electricidad para la iluminación o la calefacción.

Conoce más sobre el autor en su

Déjanos tu email para suscribirte al Newsletter de Tuinen.es

No hay comentarios aún

Puedes ser el primero!

Deja un comentario.