Diseño de jardines » Un jardín con los colores de la Luna

Un jardín con los colores de la Luna


Hay algo suave y relajante en estos paisajes del color de la plata, el titanio y el estaño bajo la brillante luz del Mediterráneo. Cubresuelos, arbustos y árboles, entre ellos el venerable olivo, recogen en sus hojas todas las tonalidades de la Luna para defenderse precisamente del sol. En una extraordinaria variación de matices metálicos y azulados, estas plantas curtidas por la Naturaleza para soportar el calor y la sequía reflejan a lo largo del día, y también de la noche, la luminosidad del cielo.

Un jardín con los colores de la Luna

Reflejos metálicos. Texturas coriáceas. Superficies aterciopeladas. Estos recursos que las plantas han desarrollado para defenderse de la luz intensa, el calor abrasador y la pérdida de humedad, son también la razón de una singular belleza. Las plantas llamadas de hoja gris son numerosas y muy variadas. Este follaje plateado que refulge bajo el sol se despliega en múltiples opciones, perfectas para practicar una seductora xerojardinería en la mayor parte de España. Basta tener en cuenta la tolerancia al frío, o rusticidad, para seleccionar las que son aptas para cultivar en la zona Centro.

La gama de tonalidades de las hojas de estas plantas, desde el blanco platino y los plateados verdosos y azulados, al despliegue de grises brillantes o mates, brindan una paleta extraordinaria al jardinero. Al sol de la mañana, estos colores lucen suaves y relajantes, y relumbran imperturbables bajo los rayos abrasadores de las horas centrales del día; se llenan de luces de fuego al atardecer y de reflejos de luna cuando el cielo ya está oscuro. Estas plantas de hoja gris constituyen, junto con las de flor blanca y las de floración nocturna, los elementos clave de los llamados moon gardens, jardines diseñados a propósito para ser contemplados y disfrutados de noche.

plantas de hojas grises

 

El follaje pinta el paisaje

Habida cuenta de que la mayoría de las plantas solo florecen durante un tiempo del año, la relevancia del color del follaje a la hora de diseñar un jardín, una terraza, o incluso escoger las plantas para un conjunto de tiestos, es definitiva. El que sean perennifolias añade un plus de garantía de color y texturas permanentes.

El particular atractivo que tienen las hojas plateadas por su capacidad de captar y reflejar la luz se multiplica gracias a su extraordinaria variedad de formas y acabados. En general, las hojas suelen ser pequeñas, pero algunas son muy cortas y estrechas, otras redondas o puntiagudas, muchas son tan recortadas que parecen de encaje. Pueden ser brillantes, mates, afelpadas, y alguna luce incluso una pelusa suave como las orejas de un peluche.

El toque final: las flores, de un refrescante blanco, un delicado malva, lila o rosado, rotundamente amarillas e incluso rojas.

Estas masas plateadas crean un bello contraste con las plantas de follaje verde, y resultan impactantes (bien) combinadas con las de hojas rojas. Un foco de tonos plateados puede convertir un rincón del jardín en un polo de atracción, o romper la monotonía del verde dominante subrayando variaciones entre masas de plantas

Déjanos tu email para suscribirte al Newsletter de Tuinen.es

No hay comentarios aún

Puedes ser el primero!

Deja un comentario.