El huerto en el jardín » El cultivo de bróculis
14Sep2012

El cultivo de bróculis


En Italia, se llama "broculí" a los tallos tiernos que producen las coles y los nabos que están a punto de subir a flor y son considerados como hortalizas muy apreciados. El broculí, (Brassica oleracea 'italica') como planta independiente dentro de las coles, representa la primera forma de una hortaliza procedente de la col en la que no se aprovechan las hojas, sino los brotes florales, que se consumen antes de que abran

.

El cultivo de bróculis

Posteriores mejoras han dado origen a los broculís más engrosados y por último a la coliflor. Las dos razas de hortalizas son muy próximas y se les puede confundir en algunos casos; ambas producen una inflorescencia o “cabeza” de masa carnosa e hipertrofiada, constituida por las flores y sus pedúnculos.

Los broculís tienen una vegetación relativamente lenta, produciendo en primavera, después de ocho o diez meses de cultivo. Las coliflores, más rápidas, producen su inflorescencia después de cinco o siete meses de cultivo. Por lo que se han de plantar ahora en otoño para poder saborearlas en primavera.

Para un cultivo eficaz hay que elegir sitios soleados y protegidos, con suelos fértiles bien estercolados con materias orgánicas bien descompuestas. Los suelos calizos no le son muy favorables. El secreto de la producción de coliflor se centra en asegurar a la planta una vegetación vigorosa, regular y sin paradas en su desarrollo.

El semillero se hace de julio a octubre al aire libre, procurando sembrar no muy espeso para evitar el aclareo. Plantar el marco de 70 cm. x 70 cm.

Cuando las condiciones ambientales no son muy buenas (bajas temperaturas), las plantas no vegetan muy bien, esto se reconoce por el color amarillento que toman las hojas; aplicar un abonado foliar sobre las hojas o hacer una aportación al suelo de abonado nitrogenado (nitrato o amoníaco) antes de realizar una bina superficial.

Cuando las inflorescencias aparecen entre las hojas del centro, es necesario protegerlas de la acción directa de los rayos solares, para mantenerla bien blanca. Se pueden romper los nervios centrales de algunas hojas exteriores y doblarlas hacia el interior para cubrir las inflorescencias. Cuando la inflorescencia alcanza su completo desarrollo, y antes de que empiece a abrirse, se corta junto a algunas hojas tiernas.

 

Conoce más sobre el autor en su 

Be Sociable, Share!
Opt In Image
Consigue GRATIS la Guía MMD con fichas y fotografías de 2.500 plantas
Suscríbete ahora a nuestra newsletter y...

tick Participarás en el sorteo mensual del libro

tick Recibirás un resumen de los nuevos artículos

tick Accederás a contenidos exclusivos para ti

No hay comentarios aún

Puedes ser el primero!

Deja un comentario.