El huerto en el jardín » ¿Huerto ecológico o integrado?

¿Huerto ecológico o integrado?


En el día a día de nuestro huerto tomamos decisiones sobre qué y cuándo plantar, cómo y cuándo regar, etc. Una de las decisiones que definirá nuestro huerto es si vamos a hacer un cultivo ecológico o integrado. En ambos casos, la sanidad de las cosechas deberá estar garantizada y el control sobre los productos que comemos procedentes de nuestro huerto, también.

 

¿Ecológico o integrado?

#Yosoydeecológico

“Puestos a hacer un huerto, hagámoslo lo más saludable posible y con los mayores beneficios desde el punto de vista medioambiental.”

En un huerto ecológico seguiremos una filosofía de actuaciones utilizando los recursos que nos ofrece la naturaleza en nuestro beneficio y respetando el medio ambiente.

Para poder definir un criterio sobre qué tipo de actuación en un huerto es ecológica o no, utilizaremos como base la legislación vigente. La agricultura ecológica comercial consiste en una convención de reglas fijadas por organismos gubernamentales que regulan el manejo de los cultivos. El cumplimiento de esas reglas garantiza las características de esos cultivos desde el inicio del cultivo hasta su venta para poder denominarlos y venderlos como ecológicos. La normativa que regula la producción ecológica es el Reglamento (CE) 834/2007 y el Reglamento (CE) 889/2008.

Un huerto de producción ecológica tiene tres líneas de actuación básicas:

  • Empleo de plantas y semillas ecológicas.
  • Fertilización con abonos orgánicos de procedencia natural.
  • No utilización de tratamientos fitosanitarios con productos químicos de síntesis durante el crecimiento y cuidado de las plantas.

La defensa de los cultivos en producción ecológica se basa en la idea de que la naturaleza tiene tendencia a buscar el equilibrio y que una afección negativa en nuestras plantas se debe a un desequilibrio en la balanza entre un enemigo de las plantas y su depredador natural.

Nuestra labor consiste en poner en práctica las medidas culturales adecuadas que nos permitan ayudar a lograr esos equilibrios. Por ejemplo, marcos de plantación que permitan una aireación e iluminación de los cultivos adecuada; evitar excesos o defectos en el riego; potenciar la diversificación de cultivos con rotaciones y asociaciones; eliminar de forma manual focos de infección, etc.

Deberemos trabajar en la gestión del huerto conviviendo con plagas y enfermedades, más que combatiéndolas y manteniendo a los enemigos de las plantas en niveles bajos, tolerables. Para ayudarnos, disponemos de los llamados productos fitosanitarios autorizados ecológicos. Son elementos químicos simples como el cobre o el azufre y extractos o modificaciones de productos naturales. Algunos de estos productos tienen plazos de seguridad y no podremos consumir las producciones hasta que hayan cumplido.

La producción ecológica necesita de un buen nivel de conocimiento sobre cultivos y sus necesidades. En ciertos cultivos exigentes en nutrientes, las producciones pueden verse limitadas y, sobre todo, DEBEMOS ASUMIR QUE PODEMOS PERDER LAS PRODUCCIONES Y LOS CULTIVOS A CAUSA DE UNA PLAGA O ENFERMEDAD QUE NO PODAMOS CONTROLAR. Los productos fitosanitarios autorizados en cultivo ecológico tienen sus limitaciones y, en ocasiones, fuertes ataques de los enemigos del huerto pueden hacer que los productos aplicados no los lleguen a controlar y afecten irreversiblemente a las plantas y a sus producciones.

¿Ecológico o integrado?

#Yosoydeintegrado

“Mi huerto estará protegido y atendido con todos los recursos que tengo a mi alcance”

Este tipo de huerto recoge las buenas prácticas de la producción ecológica pero nos permite hacer uso de abonos y fitosanitarios de síntesis.

Las aplicaciones con fitosanitarios se tienen que hacer en tiempo y forma adecuada, siempre que no exista otra alternativa. El cultivo integrado utiliza los métodos de control de la huerta ecológica, pero cuando se presenta algún problema sanitario en las plantas, o intuimos que por las condiciones del entorno podemos esperar problemas (por ejemplo, altas temperaturas junto a lluvias prolongadas) recurre a los fitosanitarios adecuados al cultivo para solucionar el problema y que las producciones lleguen a buen término. Además, permite abonar con fertilizantes de síntesis (abonos NPK) que dan una atención más ajustada a las necesidades de cada cultivo durante el tiempo que éste dure.

LOS PRODUCTOS FITOSANITARIOS DE SÍNTESIS TIENEN UNOS PLAZOS DE SEGURIDAD QUE SE DEBEN CUMPLIR ENTRE LA APLICACIÓN Y LA RECOLECCIÓN Y EN LOS QUE NO PODREMOS RECOGER NUESTRAS PRODUCCIONES. Debemos evitar el uso indiscriminado de fitosanitarios, ya que pueden generar la eliminación de insectos y microorganismos útiles propiciando más desequilibrios que deberemos volver a corregir. Mientras menos aplicaciones y con productos menos agresivos (no todos los fitosanitarios son iguales), mejor para nuestro entorno y para nuestras producciones.

Una vez conocidos los sistemas de producción, podremos escoger. Personalmente, siempre recomiendo la producción ecológica, pero no demonizo la producción integrada, que es más recomendable para aquellos de vosotros que os estáis iniciando. Si se respetan las recomendaciones, ni los abonos ni los fitosanitarios de síntesis son incompatibles con producciones sanas. En cualquier caso, siempre podéis empezar en ecológico y si veis que se os complica la cosa podéis cambiar a integrado.

Déjanos tu email para suscribirte al Newsletter de Tuinen.es

No hay comentarios aún

Puedes ser el primero!

Deja un comentario.