Autor destacado » La caléndula, una planta indispensable en tu huerto

La caléndula, una planta indispensable en tu huerto


La caléndula, además de ser una planta con una flor muy llamativa, tiene multitud de propiedades beneficiosas para la salud, por lo que es una propuesta muy recomendable para cultivar en tu propio huerto.

La caléndula es una planta ornamental muy común ya que tiene flores prácticamente durante todo el año, de un color amarillo o anaranjado que resulta muy vistoso y alegre.
Algunas especies son comestibles, por lo que también es posible que la hayas visto como elemento ornamental y complemento en determinados platos.
Soportan bastante bien el invierno, sobre todo en las zonas donde las temperaturas no son excesivamente bajas.

Es una planta cuyo origen se concentra en el Mediterráneo, en Asia Menor y Europa meridional.

Pero la caléndula no solo es una flor ornamental, sino que también posee muchas propiedades que la hacen ser un elemento indispensable en la medicina natural.

Propiedades curativas de la caléndula
A pesar de que, según la leyenda, la caléndula nació de las tristes lágrimas vertidas por Afrodita, tras la muerte de su amado, se dice que es una planta capaz de aportar ánimo y alegría. Se dice que es una flor capaz de curar la tristeza y la melancolía.

Su flor es la parte que normalmente se utiliza como remedio natural para combatir diferentes dolencias. Aunque también se puede machacar sus hojas y mezclarlas con agua para obtener un ungüento que, vía externa, ayude a cicatrizar las heridas y evitar las infecciones.

Al igual que otras plantas tiene un alto contenido en flavonoides, los pigmentos vegetales con propiedades antioxidantes que ayudan a desacelerar los efectos degenerativos en el cuerpo. Por ello, es muy recomendable para combatir enfermedades como el cáncer o el Alzheimer. Según los estudios realizados, los flavonoides son capaces de inhibir el crecimiento de las células cancerígenas.

Otro de los usos de la caléndula es como antiinflamatorio y antiséptico natural. Resulta muy eficaz para combatir las infecciones e inflamaciones bucales.
Aunque algunas especies son comestibles, lo más habitual es utilizar los pétalos en ungüentos y cremas de uso externo, muy eficaces para combatir problemas de la piel.

Algunas de las pomadas específicas para tratamientos epidérmicos, tienen como ingrediente principal la caléndula, dada su efectividad en las quemaduras e irritaciones en la piel. También es capaz de corregir la pigmentación debido a la edad o a la exposición del sol, que puede crear unas feas manchas en la piel.

La caléndula también es utilizada como regulador del ciclo menstrual. Ayuda a combatir la amenorrea, o ausencia de la menstruación, así como a regular el flujo en las menstruaciones abundantes.
Por ello mismo, también se dice que puede ser eficaz para combatir los problemas de fertilidad, ya que regular el ciclo menstrual puede favorecer la concepción.

Al tratarse de una planta tan colorida, de sencillos cuidados y que puede aportar tantos beneficios saludables, la caléndula se convierte en un elemento indispensable en tu huerto, cuyas flores podrás lucir durante todo el año. Aunque también es siempre recomendable recurrir a expertos en medicinas alternativas para que asesoren sobre el uso apropiado de la caléndula, así como de todas aquellas plantas que presentan propiedades curativas.

Déjanos tu email para suscribirte al Newsletter de Tuinen.es

No hay comentarios aún

Puedes ser el primero!

Deja un comentario.