El huerto en el jardín » Rotación de los cultivos: Plan de rotación (y2)

Rotación de los cultivos: Plan de rotación (y2)


Cuando el jardín sea bastante grande, el plan de rotación puede comprender otros cultivos, además de las hortalizas, para conseguir una alternativa de cuatro años.

Rotación de cultivos

Los hortelanos y productores profesionales de hortalizas establecen alternativas de cultivo casi perfectas en las parcelas. Para los principiantes, es suficiente tener en cuenta los principios expuestos anteriormente y en particular no repetir el mismo cultivo, sobre el mismo suelo, antes de dos años.

Para las hortalizas vivaces: espárragos, alcachofas, fresas, la duración de la alternativa debe ser proporcional a la duración del cultivo. El plan racional, frecuentemente recomendado, para una alternativa es hacerla o estudiarla para varios años; no solamente es práctico, sino que ahorra trabajo. Las coles de verano y otoño pueden ser plantadas después de un cultivo precoz de guisantes, preparando el terreno solamente con una bina o de una forma superficial con una cava cruzada.

Cuando la tierra es removida, durante la recolección de las patatas, solamente se tiene que nivelar y desmenuzar la superficie antes de sembrar las judías o las espinacas. Dos cultivos pueden ser sembrados uno a continuación de otro, sin que sea necesario cavar las parcelas una segunda vez. Se debe conservar únicamente la superficie del suelo bien mullida sin degradar su textura, por ejemplo por apelmazamiento en tiempo de lluvia. Salvo en terrenos muy ligeros, siempre es indispensable trabajar el suelo antes de empezar un tercer cultivo. El plan de rotación presenta la ventaja de evitar en parte el trabajo del suelo. La mayoría de las hortalizas de raíz, por ejemplo, deben ser arrancadas en otoño para almacenarlas y conservarlas en silos; la tierra entonces se remueve y puede ser preparada para el cultivo que le seguirá.

Cuadro de rotación

Cuadro de rotación para un período de tres años.

Igualmente, es posible obtener dos cosechas seguidas en un mismo año; por ejemplo, los guisantes precoces sembrados en primavera se recolectan suficientemente pronto para dejar sitio a una plantación de puerros, que producirá una segunda cosecha durante el invierno. De igual forma, en las coles de Bruselas (sembradas en abril y recogidas desde octubre a abril del año siguiente) es posible plantar en líneas alternadas con las coles, líneas de coliflor de verano, nabos y remolachas, que se arrancan en otoño y dejarán espacio al cultivo principal que es lento en desarrollar y que se planta suficientemente amplio para poder facilitar el desarrollo de los restantes cultivos. Las especies de crecimiento rápido, como los rábanos, se siembran frecuentemente entre las especies de desarrollo más lento, como las zanahorias; las primeras se recolectan pocas semanas después de la siembra, sin que lleguen a molestar o perjudicar a las segundas.

 

Conoce más sobre el autor en su 

Déjanos tu email para suscribirte al Newsletter de Tuinen.es

No hay comentarios aún

Puedes ser el primero!

Deja un comentario.