El huerto en el jardín » Septiembre: mes de vendimia

Septiembre: mes de vendimia


Con el mes de septiembre llega el momento de recoger los frutos de esa parra que te ha estado dando cobijo todo el verano.

Vendimia_racimo de uva

Después de todo el verano viendo como se conformaban los racimos de uva de la parra, ya podemos empezar a saborearlos. El mes de septiembre es el mes por excelencia de la vendimia. Aunque muchos enólogos profesionales tienen métodos químicos para saber el día exacto de recolección para elaborar los mejores vinos, nosotros sólo deberemos tener en cuenta los siguientes consejos para disfrutar de esta sabrosa fruta.

  • Septiembre es el mes óptimo para recolectar la uva, especialmente en el clima mediterráneo. Aunque podemos retrasar la colecta a principios de octubre para obtener un fruto más dulce, no os lo recomendamos ya que la vid no lleva nada bien las lluvias otoñales.
  • Como no todos los racimos maduran a la vez, la recolección se suele realizar en varios pases.
  • Escoger el momento de la recolección es muy importante, ya que la uva, a diferencia de otras frutas como la manzana o el plátano, no madura una vez separada de la planta. Esto significa que si recolectamos un racimo verde (con bajo dulzor) éste no incrementará su nivel de azúcar por mucho tiempo que esperemos después.

  • Para saber si la uva está en su momento óptimo, tenemos que fijarnos en los granos: éstos han de ser firmes (no extremadamente duros), lisos y con un color vigoroso. Los racimos más grisáceos deberemos dejarlos unos días más para que acaben de madurar.

  • Si detectamos racimos flojos, pocos cohesionados y con granos muy blandos, deberemos recolectarlos rápidamente ya que estas características indican que llevan demasiado tiempo en la parra y van a empezar a pudrirse. Ten en cuenta que una vez la uva ha alcanzado su grado máximo de madurez empieza a reblandecerse y deshidratarse lo que provoca cambios en su sabor.

  • La recolección se hará de forma manual con ayuda de unas tijeras de poda y con cuidado de no dañar las bayas, para ello el corte se debe realizar por el péndulo del racimo. Un cesto te será de ayuda para ir depositando tu cosecha y que los racimos permanezcan en perfecto estado.

  • Una vez recolectada, os aconsejamos colgar los racimos en un lugar fresco, oscuro y seco para que aguanten el máximo tiempo posible.

  • No obstante, si eres muy afortunado y has tenido una gran cosecha puedes conservarla en almíbar para disfrutar de ella durante todo el año.

 

Logo bulbo

Participa en tuinen.es!

¿Tienes alguna pregunta sobre este tema?, ¿Deseas compartir alguna información adicional con el resto de lectores? Déjanos tu comentario o entra en nuestra página en Facebook y contestaremos a tus cuestiones lo antes posible.

Para más consejos también síguenos en Twitter y Google+.

Conoce más sobre la autora en su

Déjanos tu email para suscribirte al Newsletter de Tuinen.es

No hay comentarios aún

Puedes ser el primero!

Deja un comentario.