El huerto en el jardín » Solanáceas: el tomate (1)

Solanáceas: el tomate (1)


Los tomates, pimientos y berenjenas son hortalizas de fruto de la familia de las solanáceas. A pesar de no estar consideradas como alimentos básicos, son excelentes complementos que mejoran cualquier plato al que se añadan, y una gran fuente de vitamina C.

tomates mix

Todas estas hortalizas proceden de climas tropicales, y requieren un suelo muy rico, húmedo y fértil. No son resistentes a las heladas, por lo que en las zonas frías deben germinar en el interior o bien se deben plantar cuando ya han pasado el peligro de heladas.

Uno de los grandes valores de la mayoría de las plantas de esta familia es su alto contenido en vitamina C. Si se cultivan procurando una cosecha mayor de la necesaria en verano, pueden conservarse congeladas o embotelladas para disponer de ellas durante todo el año.

Es aconsejable cultivar estas hortalizas en un mismo bancal o en la misma tabla de cultivo, porque la mayor parte de plagas y enfermedades que pueden sufrir son muy comunes, como el virus del mosaico del tomate o el mildiu de la patata. De este modo se facilita el uso de productos para combatirlas y, además, al dejar descansar la tierra en el ciclo de rotación, no habrá posibilidad de que aparezcan estas enfermedades o se acumulen las plagas.

Tomate cherry red

Originario de América central, el tomate (Lycopersicum esculentumse cultiva en nuestros huertos desde hace poco más de dos siglos, sin embargo en este período de tiempo tan corto ha alcanzado una expansión extraordinaria, sobretodo en nuestro país.

Es un cultivo de verano, ya que necesita calor para prosperar, aunque la plantación en invernaderos permite obtener cosechas durante todo el año. Con las nuevas tecnologías y la multitud de variedades de tomate a día de hoy obtenidas, podemos tener tomates desde mayo a noviembre, además no necesita de mucho espacio para su cultivo, siendo suficiente una pequeña parcela.

Hay dos tipos principales de cultivo de tomateras: las arbustivas y las de cordón, que se diferencian según el modo en que son guiadas, pero todas necesitan un soporte vertical adecuado ya que, por naturaleza , son plantas trepadoras.

En climas fríos se pueden cultivar al aire libre desde mitad de julio a finales de septiembre y de mayo a octubre en las zonas cálidas. Posee hojas compuestas densamente pelosas, con glandulas que le dan un olor característico, su floración producida en ramilletes de 8-10 flores amarillas, da lugar a los tomates, bayas gruesas y carnosas de color rojo.

 

Conoce más sobre el autor en su 

Déjanos tu email para suscribirte al Newsletter de Tuinen.es

No hay comentarios aún

Puedes ser el primero!

Deja un comentario.