Huerto urbano » El abonado del huerto urbano

El abonado del huerto urbano


Las plantas toman de la atmósfera y del suelo los componentes básicos para crecer y desarrollarse asimilando el carbono, el oxígeno y el nitrógeno.

El abonado del huerto urbano

En la naturaleza estos componentes se reponen cuando las plantas dejan caer sus hojas o cuando mueren, descomponiéndose y volviendo al suelo para ser de nuevo asimilados por las plantas tras unos procesos de mineralización que ocurren en él. Sin embargo en nuestro huerto la mayor parte de los restos de los cultivos son retirados para evitar plagas y enfermedades, dejando cada vez más pobre el sustrato de donde se alimentan nuestros cultivos.

Por esta razón es imprescindible el tener que añadir estos nuevos componentes vitales para las plantas a través de la fertilización.

Para fertilizar el suelo en la agricultura ecológica se emplean abonos orgánicos, se siembran leguminosas para fijar el nitrógeno en el suelo, se echa estiércol o se incorporan abonos minerales pulverizados. Pero también existen abonos de síntesis química que alimentan de forma más rápida los sustratos, aunque se pierde la noción de agricultura ecológica.

Los abonos orgánicos que se incorporan al huerto incrementan la materia orgánica en el suelo. La materia orgánica debe ser en primer lugar descompuesta por los microorganismos del suelo, mediante un proceso que se conoce mineralización, transformando estos nutrientes orgánicos en materia inorgánica que es asimilable por las plantas. Es por ello que la materia orgánica favorece la proliferación de estos seres en el suelo y estimula el desarrollo del sistema radicular de las plantas.

Además, la materia orgánica tiene una doble función, compacta los suelos sueltos y arenosos y hace más esponjosos los suelos más compactos. También aumenta la retención de agua del suelo e interviene en el calentamiento de los suelos.

Entre los abonos orgánicos destacamos:

  • El estiércol, abono formado por los excrementos de animales (vaca, cabra, conejo, oveja, caballo, gallina, paloma y murciélago) y los materiales empleados para las camas del ganado (paja).
  • El humus de lombriz o vermicompost, abono producido por las lombrices tras digerir restos de materia orgánica.
  • El compost, constituido por los restos de cultivos acumulados durante largos períodos de tiempo convertidos en materia inorgánica por la acción de las bacterias y hongos.
  • Abonos verdes; son plantas de crecimiento rápido y abundante, que se siembran para segarse y enterrarse en el suelo para mejorar su fertilidad.

 

Conoce más sobre el autor en su 

Déjanos tu email para suscribirte al Newsletter de Tuinen.es

Comentarios

  1. Twitter, 25 Julio, 2012
    1

    Gracias por el articulo me fue de mucha utilidad.

Deja un comentario.