Jardines y árboles singulares » El jardín de la Albarda

El jardín de la Albarda


El jardín mediterráneo de l’Albarda tiene una superficie aproximada de 50.000 metros cuadrados. Su calidad natural y paisajística ha sido reconocida con el premio Magíster de Paisajismo 2002, concedido por la Universidad Politécnica de Valencia.

Zona formal del jardín la albarda

Este jardín esta constituido mayoritariamente por plantas autóctonas (rupícolas, aromáticas y acuáticas). Así mismo, dispone de varios estanques para que insectos, aves, reptiles y anfibios acudan a él, encargándose de restablecer el equilibrio biológico de la zona.

En este jardín coexisten tres tipos diferentes de paisaje: un jardín formal que rodea el edificio, otro jardín tradicional valenciano con influencias árabes formados por diferentes bancales de naranjos, y una amplia zona que recrea las zonas boscosas  y matorrales propias de esa región que se extiende hasta fundirse con el paisaje que le rodea.

Se gestiona con un régimen de visitas público. Con frecuencia creciente también se llevan a cabo visitas de personas relacionadas, directa o indirectamente, con la jardinería: profesionales jardineros, científicos, paisajistas, etc.

Este jardín tiene como finalidad el dar a conocer y concenciar a la gente ha valorar la flora autóctona que como se puede apreciar en el jardín, no tiene nada que envidiar a la flora exótica que tanto se usa hoy en día en la jardinería moderna.

Entrada del jardín de la albarda

He aquí algunas de las ventajas que proporciona la creación de un jardín mediterráneo, un entorno en pro de la sostenibilidad:

 

–         Consumo reducido de agua: por su adaptación al clima y al suelo, las plantas autóctonas sólo necesitan de riego los dos primeros años tras su plantación. Después pueden sobrevivir únicamente con el agua que proporciona la lluvia, incluso en la época estival.

–         Un jardín económico: las plantas se compran una sola vez, pues en este entorno favorable su reproducción es dinámica. El único trabajo que requiere es el referido a ideas estéticas.

–         Contribuye a mantener nuestro paisaje: es muy importante la conservación de nuestro entorno. Si introducimos plantas autóctonas colaborarmos en el desarrollo de nuestra flora, de lo contrario únicamente la podríamos encontrar en parajes naturales de forma espontánea, espacios estos que cada día están más degradados y tendentes a la desaparición.

–         El jardín está bonito todo el año: en cada época del año hay una serie de plantas que están preparadas para florecer, se renuevan constantemente según las estaciones.

–         Su mantenimiento es respetuoso con el medio ambiente: no necesita el suo de plaguicidas, insecticidas, herbicidas, fertilizantes…, todos ellos, y con un uso inadecuad, son la causa más importante de contaminación del suelo. Es suficiente disponer de una charca dónde insectos, aves, reptiles y anfibios puedan acceder: éstos serán los encargados de restablecer el equilibrio biológico.

Rocalla del jardín de la albarda

Este jardín se encuentra en Pedreguer, en la urbanización la Sella (Alicante) C/ Baix vinalopó nº 8

www.fundem.org

 

Conoce más sobre el autor en su 

Déjanos tu email para suscribirte al Newsletter de Tuinen.es

No hay comentarios aún

Puedes ser el primero!

Deja un comentario.