Jardines y árboles singulares » Jardín Histórico de Puente San Miguel

Jardín Histórico de Puente San Miguel


Gigantescos árboles centenarios que han crecido a su entera libertad: ese es el extraordinario patrimonio del Jardín Histórico de Puente San Miguel, en Cantabria. Diez hectáreas de parque donde las copas llegan hasta el suelo y el verde se declina en tantos colores como especies.

Jardín Histórico de Puente San Miguel

El respeto a los árboles que expresa este magnífico jardín se remonta a tiempos de Santiago Sanz de Sautuola, que a mediados del siglo XIX escribía Conspiración de los jardineros contra los árboles. “¿No se podrá corregir el manejo y maña de estos mutiladores de hoz y cuchilla que son los causantes de que no veamos árboles sino en pintura?”, se preguntaba. “El hierro en la mano, cortan y podan; creen ellos que para que se disfrute del aire. Que dejen los árboles a la altura natural, con robustas quimas, o brazos, que son como alas y regeneran la naturaleza…”. El magnífico arborétum de Puente San Miguel que han hecho posible sus descendientes, las distintas generaciones de la familia Sanz de Sautuola-Botín, es su ideal realizado.

En este jardín, los árboles tocan el suelo con sus ramas y se alzan tan altos como lo han permitido los años y su naturaleza, sin otros condicionantes que la competencia por la luz y el espacio entre vecinos y la fuerza del viento, aquí la única autorizada a cercenar alguna rama.

El fundador de este jardín fue el descubridor de las cuevas de Altamira, Marcelino Sanz deSautuola, que hace 150 años plantó muchos de los ejemplares, autóctonos y exóticos, de lo que hoy se llama el jardín antiguo. A lo largo de los años su hija María y su nieto, Emilio Botín Sanz de Sautuola, añadirían muchos más y ampliarían la finca con la compra de otros terrenos. Hoy hay dos jardines más: el que diseñó al estilo español el pintor y paisajista sevillano Javier de Winthuysen en la década de los 50, y el nuevo, de hace poco más de 20 años, diseñado por la paisajista Carmen Añón. A ellos hay que añadir también 20 hectáreas de bosque.

Jardín Histórico de Puente San Miguel

El jardín antiguo

Una portalada blasonada típicamente cántabra da acceso a una avenida de hayas que conduce al jardín. En torno a la gran casa de 1900 se alzan los ejemplares plantados por Sautuola: la avenida de plátanos de sombra, hoy de altísimas copas, el extraordinario pinsapo plantado en 1880, los dos cedros de Atlas, las dos sequoyas, los eucaliptos de tronco descomunal (el mayor, de 10 metros de perímetro en la base).

Aún más antigua es la extraordinaria magnolia, que parece más bien un bosquecillo: su copa supera los 400 metros cuadrados de extensión. Detrás de ella destaca en verano el verde vivo y en otoño el rojo dorado de un gran ciprés de los pantanos. Y todo entre abundantes hayas y castaños de Indias, que a partir de octubre llenan de ocres el jardín, mientras el ginkgo biloba suelta en el suelo un manto de hojas amarillas. En este parque, más que las flores, juegan las grandes manchas de color de las copas de los árboles. Tejos, tuyas y criptomerias, araucarias con ramas de candelabro, encinas y robles, y las alineaciones de liquidámbar, tulíperos de Virginia y pinos piñoneros que lo separan del jardín nuevo, se suman a este mosaico de verdes.

Jardín Histórico de Puente San Miguel

El jardín nuevo

Alcornoques entre masas de abelias flanquean el camino que lleva al corazón del jardín nuevo, separado del antiguo por una tapia de piedra. Es un conjunto de rincones encantadores, como el estanque de los espejos, que reflejan el cielo y el verde en el agua entre densos muros de jazmines chinos. O la rosaleda, de perfumados rosales antiguos y pérgola de trepadores, que ofrece su máximo esplendor a finales de mayo y en septiembre.

No falta el romántico lago, con un puente japonés cubierto de glicinias entre los sauces, que conduce a una isla donde se alza un pequeño pabellón de piedra labrada. En otro rincón, la escultura de bronce de un niño contempla una cascada… No faltan un gran huerto y los invernaderos y viveros donde se preparan las plantas que un día formarán parte del jardín.

 Fotos de Verde es Vida

Déjanos tu email para suscribirte al Newsletter de Tuinen.es

No hay comentarios aún

Puedes ser el primero!

Deja un comentario.