Mascotas y animales en el jardín » Cómo bañar a tu perro

Cómo bañar a tu perro


En las mascotas domésticas es imprescindible mantener su higiene, y aunque muchos expertos dicen que no es necesario bañar a nuestros animales, ya que su olor es su medio de identidad, es preciso para mantener la higiene en el hogar y evitar que las personas puedan contraer determinadas infecciones. Además, un perro dentro de casa es más agradable que esté limpio y huela bien.

Bañar a un perro

Los baños no se pueden administrar de forma continuada como en las personas, sino que se les ha de hacer regularmente porque si no puede disminuir las defensas que el animal tiene en la piel, como la grasa corporal, que hace que el pelo esté lubricado y evita el resecamiento de la piel.

El tipo de pelo del animal es un factor importante para determinar la frecuencia, pues el baño siempre provoca una muda de pelo, que se ve más agravada en los perros de pelo doble. Sin embargo el olor del animal muchas veces no desaparece con el baño, por mucho que lo lavemos, por lo que la única solución para que estos olores desaparezcan es mediante un tratamiento médico.

Está claro que si nuestra mascota se ensucia mucho por su actividad o por los lugares que frecuenta, se les ha de bañar más continuamente, por lo que se recomienda usar un champú en seco o polvo y cepillarles el pelo con mucha regularidad.

Para bañar a un perro se ha de tomar una serie de pautas para evitar hacer daño al animal, como por ejemplo el introducirles agua dentro de los oídos. El primer caso es procurarles cuidar la temperatura del agua y asegurarse de que esté tibia. Posteriormente, hay que frotar bien el pelo con algún champú especial para mascotas, que puede ser adquirido en un centro veterinario.

Normalmente se comienza a lavar con champú por el lomo y hay que ir extendiéndolo hasta las patas, dejando la cabeza para lo último. Cuando se lave la cabeza hay que extremar las precauciones para evitar que se les meta agua en las orejas o champú en los ojos.

El siguiente paso es enjuagar, para lo que es necesario coger al perro por la cabeza e ir echando agua de adelante hacia atrás. Evitando que se queden zonas con champú, ya que si no se elimina bien, puede causar problemas de piel.

Una vez se haya eliminado por completo todo el champú, se ha de proceder a secarlo, y secarlo bien a conciencia, pues el pelo del animal que, es más tupido que el nuestro, si no se seca bien, puede quedar húmedo varios días, y puede  causar resfriados o trastornos respiratorios. Para ello hay que acostumbrar a nuestra mascota al secador de pelo desde pequeño, ya que es el más eficaz y el más rápido.

Por último, para completar el aseo hay que proceder a peinar y cepillar al perro.

 

Conoce más sobre el autor en su 

Déjanos tu email para suscribirte al Newsletter de Tuinen.es

Comentarios

  1. www.semillashuertayjardin.com, 22 Febrero, 2012
    1

    Gracias!! por los consejos, la verdad bañar a mi Martín es todo un reto

  2. Héctor Hernández, 1 Marzo, 2012
    2

    Gracias a ti por leernos!

Deja un comentario.