Mascotas y animales en el jardín » Como el perro y el gato

Como el perro y el gato


Siempre se utiliza la expresión “como perros y gatos” para describir la mala convivencia entre dos personas pero, ¿estamos  siendo injustos con estos animales?

Al igual que ocurre con los humanos, no todos los animales se llevan igual de bien unos con otros. Algunos tienen más afinidades y otros no se toleran.
“Llevarse como el perro y el gato” siempre se ha utilizado como una expresión para demostrar la mala convivencia entre dos personas. Sin embargo, estos mismos animales nos han demostrado en muchas ocasiones que no es una afirmación demasiado certera.

Si tienes una mascota, es posible que hayas sido víctima de ese comportamiento con el que quieren llamar tu atención o demostrar su inconformismo cuando besas, abrazas y mimas a tus hijos, cuando hablas por teléfono, cuando te centras en la pantalla de tu ordenador… Situaciones cotidianas en las que las mascotas se sienten desatendidas y reclaman tu atención.

Y es que los perros y gatos que han sido criados en la misma familia han manifestado que pueden entenderse, quererse y respetarse mejor que nadie. Como ocurre en las mejores familias, cuando uno ha sido el único protagonista de los mimos y cuidados de los miembros de la casa, la llegada de un nuevo inquilino puede despertar celos y envidias.

De hecho, algunos animales se han podido mostrar más celosos con la llegada de un bebé a la familia, ya que se han sentido desplazados.

¿Qué especies animales son enemigos naturales?
Si los perros y los gatos son un ejemplo recurrente, encontramos otras especies que se presentan como enemigos naturales por sus características propias. Sin embargo, en este caso, también podemos encontrarnos asombrosos ejemplos que nos llevan la contraria.

Posiblemente hayas visto en Internet un caso curioso de una leona que protege a una cría de ñu. Si los documentales nos muestran siempre cómo las leonas va persiguiendo a las gacelas por la selva, en este caso nos sorprende cómo el depredador protege a su desvalida presa.
La naturaleza siempre resulta extraordinaria. 

Con las especies que, a priori, resulta difícil que los perros, y también los gatos, se lleven bien, suelen estar los pájaros y los conejos. En muchos de los casos, no porque los consideren enemigos o presas para capturar, sino porque los toman como un juguete con el que divertirse.

Como hemos dicho antes, animales que pueden ser enemigos naturales, en según qué condiciones de crecimiento y desarrollo pueden establecer tácitamente unas normas de convivencia que nos sorprendan. De la misma forma que dos animales de la misma especie, pueden pelearse por lograr el dominio territorial o por ganarse las máximas atenciones de sus cuidadores.

A parte de las características propias de cada animal, de su instinto o de su naturaleza, parece que la buena convivencia se puede conseguir con un poco de atención, empeño y dedicación. Llevarse como el perro y el gato puede ser una expresión de tradición negativa, aunque muchos ejemplos nos demuestran que pueden llegar a ser mucho más respetuosos, sociables y con sentido común que los humanos.

Quizás tengan una capacidad mayor para entender las diferencias entre ambos como cualidades que les ayudan a complementarse y no como motivos para provocar el conflicto y el distanciamiento.

Quizás, los animales también utilicen entre ellos la expresión “se llevan como humanos”, cuando otros animales se pelean. Conclusión a la que han llegado tras observar desde su discreta posición, la falta de entendimiento que a veces ocurre entre sus dueños o cuidadores.
Igual es el momento de cambiar la expresión “como perros y gatos” o bien de atribuirle un sentido de concordia.

Déjanos tu email para suscribirte al Newsletter de Tuinen.es

No hay comentarios aún

Puedes ser el primero!

Deja un comentario.