Mascotas y animales en el jardín » Los animales ayudan a sanar

Los animales ayudan a sanar


Una mascota no juzga, devuelve multiplicado el cariño, acepta sin condiciones y puede sacar lo mejor que los humanos llevan dentro, especialmente e personas enfermas, con discapacidad o problemas psicológicos. El mejor amigo de la terapia.

Los animales ayudan a sanar

Quién no ha sufrido un duro desengaño amoroso o sentido un dolor que parecía irreparable al perder un ser querido. Pues bien, según un estudio de la famacéutica veterinaria Ceva, el 54% de los españoles que tienen mascota en casa dicen que su cariño fue muy importante para salir adelante en esos trances. EL porcentaje asciende al 98% si se incluyen problemas laborables, riñas familiares e incluso insatisfacción con uno mismo.

Esa misma capacidad de perros y gatos, entre otras especies, para brindar afecto desinteresado a los humanos explica el éxito de las actividades asistidas con animales (AAA), por ejemplo para estimular ancianos o a personas con dificultades para comunicarse o con baja autoestima. A ellas se suman los programas de zooterapia, una disciplina de la psicología clínica que emplea animales para tratar a personas con problemas psicológicos emocionales en especial, pero incluso casos de autismo o discapacidad mental. En las condiciones propicias, un ambiente relajado, con supervisión profesional y la mascota adecuada, la amistad animal suele multiplicar la eficacia de la terapia profesional.

El animal no tiene perjuicios

Aunque en realidad cualquier animal puede servir para AAA o zooterapia, ya que lo importante es la reacción positiva del humano ante esa compañía, suelen emplearse razas de perros y gatos inteligentes, sociables, con buena capacidad de aprendizaje y un carácter tranquilo. Por ejemplo labradores, terranovas, pastores belgas y golden retriever, o  siameses en el caso de los felinos. También se usan con frecuencia conejos como los Mini Rex, Dutch o Daisy, y caballos árabes o españoles. De hecho, los zooterapeutas suelen elegir al ejemplar más tímido de la camada.

Los expertos dicen que la clave de su poder terapéutico es la capacidad del animal para aceptar al otro sin perjuicios de ninguna clase. Por eso pueden despertar espontáneamente la empatía, o lo que ellos llaman el enfoque exterior, es decir, salir de uno mismo y de los propios problemas para centrar la atención en el animal, y entretenerse sin la desconfianza que se suele levantar entre humanos. En quienes necesitan ayuda por estrés, depresión, aislamiento o dificultades de comunicación, la presencia de un animal relaja al paciente y da pie a una conversación más confiada con el terapeuta.

Déjanos tu email para suscribirte al Newsletter de Tuinen.es

No hay comentarios aún

Puedes ser el primero!

Deja un comentario.