Mascotas y animales en el jardín » Los inseparables agapornis

Los inseparables agapornis


Los agapornis son unos loros tropicales, de vistosos colores y muy cariñosos, que cada vez se encuentran en más hogares. También son llamados los “pájaros del amor”.

Agapornis

Los agapornis son nativos de África y son pequeños loros con un colorido plumaje. Los más comunes suelen ser verdes con la cabeza naranja, aunque hay una gran variedad de colores.

Se les conoce como “pájaros del amor” o “inseparables” porque les gusta vivir en pareja y no se separan nunca de ella. Son muy cariñosos y alegres, por eso y porque su cuidado es muy sencillo, parece que se ha convertido en la mascota preferida de las familias.

Si quieres tener un agaporni, lo mejor es que lo cuides desde que tiene unos veinte días aproximadamente, cuando todavía no le ha crecido el plumaje. Tendrás que darle la papilla, arroparlo para que no tenga frío, mimarlo y el agaporni te amará.

Cómo cuidar un agaporni

Durante el primer mes y medio, tendrás que alimentarlo con una jeringuilla, preparando una papilla con su alimento específico mezclado con agua tibia. Se recomienda darle de comer cada 3 o 4 horas, con pequeñas dosis, comprobarás cómo se va llenando su buche.

Al principio, es mejor que lo tengas en una caja (una panera, por ejemplo), con un trapo suave con el que esté arropado. Recuerda que es un ave tropical y le gusta el calor.

Es un bebé, así que solamente comerá y dormirá, aunque antes de los dos meses de vida, verás que ya intenta trepar y salirse de su casa. Empezará dando pequeños saltitos, hasta que un día probará su primer vuelo. Puedes probar a ponerle tu mano para que vuele hacia ella, en distancias cortas.

Poco a poco, verás que querrá dejar la papilla. Empieza con el mijo para que se acostumbre a ir pelando las semillas, aunque puedes ir alternándolo con la papilla.

Conforme vaya creciendo y teniendo más autonomía, verás que quiere ir probando nuevas cosas. Si le dejas, picoteará todo lo que tú comas.

Cuando empiece a volar, puedes ponerlo en la pajarera y colocarla en un lugar luminoso. A las aves les gusta la luz y el agaporni, además, también necesita el calor del sol. En verano, evita las exposiciones directas durante mucho tiempo continuado. En invierno, procura tener cerca una luz que le dé calor.

agaporniLo recomendable es que los agapornis vivan en pareja, aunque también puedes criar uno solo. Pero no es un ave para tener siempre encerrada y en soledad, pues puede morir de amor. Si los tienes en pareja, verás como se dan arrumacos constantemente. Si están solos, querrán estar junto a ti en todo momento. Les gusta ponerse sobre tu hombro, acariciarte con el pico y ponerse tontorrones para que les acaricies tú también.

Son animales que no requieren excesivos cuidados, sobre todo cuando dejan de ser papilleros, pero no por eso tienes que descuidar sus atenciones. Procura tener siempre la jaula limpia para evitar posibles enfermedades e infecciones.

A los agapornis les gusta refrescar sus plumas, por lo que puedes ponerle un recipiente con agua templada para que se divierta un rato, aunque no la dejes mucho tiempo para que no se ensucie.

Son unas aves muy agradecidas que necesitan compañía y te deleitarán con sus caricias y sus cánticos. Con un poco de paciencia, también puedes enseñarle a decir algunas palabras. Aquellas que no tengan la letra “a” ni la letra “o” les puede resultar más fácil de repetir.

Tener un agaporni como mascota está de moda, pero no debemos olvidar que es un animal que precisa sus cuidados y que, por normal general, nos va a acompañar durante unos quince años, mucho más de lo que suele durar cualquier tendencia. Por ello, si tienes pensado criar agapornis, es recomendable que te informes previamente sobre todos los cuidados y atenciones que precisa. Te lo agradecerá.

Déjanos tu email para suscribirte al Newsletter de Tuinen.es

No hay comentarios aún

Puedes ser el primero!

Deja un comentario.