Mascotas y animales en el jardín » Los perros también tienen alergia al polen
22Mar2017

Los perros también tienen alergia al polen


Si tu perro se lame, se rasca o se restriega con ansiedad con la llegada de la primavera, es posible que esté sufriendo las consecuencias de ser alérgico al polen.

La llegada de la primavera no solo nos trae los días más largos y las temperaturas más altas, sino también la polinización de las plantas y, en consecuencia, los molestos efectos de los que son alérgicos a los granos de polen.

En España se calcula que más de ocho millones de personas tienen alergia al polén. Pero, se trata de una alergia que no solo afecta a los humanos, sino también a los animales, siendo los perros y los gatos los que más la sufren.

Según los expertos, uno de cada siete perros sufre algún tipo de alergia y en muchos de estos casos, es al polen, aunque no todos sus dueños lo saben. También hay perros que son alérgicos a algún tipo de alimento, a ciertos tejidos o al polvo.

Los perros, al igual que los humanos, sufren reacciones ante ciertas sustancias. Con la llegada de la primavera, en muchos casos se acusan picores en la piel, enrojecimiento y lagrimeo en los ojos.
Que un perro se rasque o se lama es muy habitual y, cuando vemos esa actitud continuada en el animal, es probable que pensemos que tiene algún tipo de parásito que le incomoda. Pero, si eso se produce justo en esta estación del año, es posible que sufra algún tipo de alergia.

¿Cómo saber si tu perro tiene alergia al polen?
Para saber si tu perro muestra una actitud diferente a la habitual con la llegada de la primavera, el primer requisito es la observación. Es posible que empiece a rascarse o lamerse con mayor frecuencia de la habitual, y además que lo haga con mayor ahínco, pues no consigue saciarse esa sensación de picazón.
Algunos incluso, además de las patas, utilizan los dientes para rascarse, porque pueden ejercer mayor presión sobre la zona.

También pueden presentar irritación en la zona del hocico y los ojos, teniéndolos más rojos y lagrimosos, así como en las orejas o las patas, sobre todo en las almohadillas. Puede haber pérdida de pelo y erupciones cutáneas. Dependiendo de la cantidad de pelo que tenga el can, se podrá apreciar mejor o peor algunas rojeces que le aparezcan en la piel.

Puedes comprobar si ese comportamiento compulsivo se origina cuando el animal está al aire libre, o lo repite con mayor frecuencia cuando sale de casa.

¿Qué hacer si el perro se rasca y lame con frecuencia?
En primer lugar, es recomendable visitar al veterinario para que pueda diagnosticar una posible alergia, así como para descartar cualquier otro tipo de enfermedad. Será el especialista el que pueda determinar qué tratamiento es más adecuado para el animal y recetarle los medicamentos apropiados, si es necesario.

Como medida preventiva y para evitar que el perro acuse en exceso los efectos de la alergia, es recomendable no exponer al animal a zonas con excesiva vegetación, durante mucho tiempo y evitar que se fatigue demasiado, ya que puede tener dificultad para respirar en un ambiente donde hay una alta concentración de polen.

Asimismo, después de los paseos es recomendable limpiarle bien las patas, sobre todo si el paseo se ha realizado por el campo. Del mismo modo, también ayudaremos a que haya un ambiente limpio de polen, si al entrar en casa también limpiamos nuestro calzado, para intentar eliminar los restos de granos de polen que hayan podido quedarse adheridos a la suela de los zapatos. También puedes darle un baño con agua fría para que alivie sus picores y la posible inflamación que sufra.

Be Sociable, Share!
Opt In Image
Consigue GRATIS la Guía MMD con fichas y fotografías de 2.500 plantas
Suscríbete ahora a nuestra newsletter y...

tick Participarás en el sorteo mensual del libro

tick Recibirás un resumen de los nuevos artículos

tick Accederás a contenidos exclusivos para ti

No hay comentarios aún

Puedes ser el primero!

Deja un comentario.