Mascotas y animales en el jardín » Protección contra los animales en el jardín

Protección contra los animales en el jardín


Aunque tu jardín sea envidiable y seas el jardinero ideal, siempre pueden aparecer problemas inesperados ocasionados por la presencia de animales que pongan en peligro tus cultivos o plantas. La presencia de plagas de  insectos es de lo más común y no son difíciles de erradicar; en cambio, otros animales de mayor tamaño, por fortuna menos frecuentes, pueden llegar a destrozar su cosecha de hortalizas o su tan preciado césped.

protección contra los animales

Si convive con animales domésticos, como gatos o perros, o quizás tiene la suerte de disfrutar de ciertos animales silvestres que visitan su jardín con frecuencia, esta expuesto a que algún día o, lo que es más probable, un día tras otro, se encuentre con sorpresas inesperadas en su jardín, como la destrucción de ciertas plantas, de zonas de césped o de buena parte de su cosecha de hortalizas o frutas.

Existen ahuyentadores químicos que contienen sulfato amónico de aluminio, que pueden mantener alejados de sus plantas a determinados animales, como gatos, aves o conejos, pero no siempre dan buenos resultados. También existen determinadas plantas que no son del agrado de ciertos animales y actúan como repelentes, pero tampoco son totalmente efectivas.

El método más eficaz para evitar que los animales grandes destrocen tu jardín es cercarlo con mallas metálicas o de plástico, bien tupidas y de cierta altura, o proteger con redes los árboles, arbustos y las plantaciones más vulnerables y, lo que es más importante , aprender a convivir con estos animales.

Los perros y gatos son animales muy habituales, especialmente cuando se tiene un jardín, pero su orina y excrementos pueden quemar el césped. Si el perro es joven y muy juguetón, en poco tiempo puede destrozar el jardín mejor cuidado. Para evitarlo, cerca las zonas más delicadas con vallas o setos y procura no dejar ningún agujero por la parte inferior, porque se cuelan con mucha facilidad.

No obstante cualquier perro, con un poco de esfuerzo y dedicación, se puede entrenar para que se mantenga alejado de las zonas cultivadas y para que no haga sus necesidades en el césped.

Los gatos no suelen destruir las plantas, pero les gusta escarbar el suelo blando y a menudo desentierran las semillas o las plántulas. Las vallas y los setos no son de gran ayuda porque los gatos trepan sin problemas por donde sea, a menos que se trate de un seto espinoso, o que cubras las semillas con ramas espinosas, como las del agracejo.

¿Conoces algún otro truco?

 

Conoce más sobre el autor en su 

Déjanos tu email para suscribirte al Newsletter de Tuinen.es

No hay comentarios aún

Puedes ser el primero!

Deja un comentario.