Plagas y enfermedades de las plantas » Errores en los cuidados de las plantas que desembocan en enfermedades

Errores en los cuidados de las plantas que desembocan en enfermedades


Un mal cuidado o la falta de información adecuada puede causar que tus plantas, normalmente hermosas y lozanas, empiecen a enfermar. Los errores más habituales suelen ser las dosis exageradas que suministramos a nuestras plantas, pero hay otros errores que debes evitar para mantener tus plantas en perfecto estado.

Errores en los cuidados de las plantas que desembocan en enfermedades

Contaminación ambiental

Los humos, cenizas y gases de escape provocan clorosis (las puntas de las hojas se vuelven amarillas), quemaduras en las hojas y muerte de los tejidos. Si no tienes más remedio que colocar la planta en una zona con estos factores ambientales, elige especies resistentes a los humos industriales y la contaminación, como la adelfa (Nerium oleander).

Riego

El riego insuficiente también provoca clorosis, que hace marchitar a la planta y reseca las flores. Por su parte, el exceso de agua en la tierra provoca la podredumbre de las raíces y el pie de la planta. Las normas comunes para un buen riego son: riego escaso para las plantas de crecimiento lento y un buen drenaje para las plantas más sensibles.

El pH del suelo

Cuando el sustrato posee un pH inadecuado observamos que las plantas tienen un crecimiento lento, floración insuficiente y clorosis. Puedes prevenir esta circunstancia comprobando regularmente el pH.

Elementos nutritivos

El exceso o carencia de elementos como hierro, magnesio, potasio, calcio o nitrógeno puede desembocar en enanismo o desarrollo desmesurado, y mayor sensibilidad a las enfermedades creadas por hongos. Un correcto abonado evitará estas disfunciones.

Exposición

Cuando exponemos a nuestras plantas a un sol excesivo o cuando les falta luz, las plantas suelen reaccionar con amarilleo, marchitez, manchas oscuras, hojas pequeñas o resecas, floración detenida o tallos demasiado largos. La solución es trasladar las plantas a un lugar adecuado o proporcionar sombra o iluminación complementaria en un invernadero.

Temperatura

Una temperatura demasiado alta o demasiado baja es otro factor patógeno. Aparecen hojas amarillentas, manchas rojizas, hojas arrugadas o rotas, decaimiento de los tallos, etc. Para paliar este efecto, escoge un emplazamiento más adecuado para la planta o selecciona las especies adecuadas para el lugar.

 

Déjanos tu email para suscribirte al Newsletter de Tuinen.es

No hay comentarios aún

Puedes ser el primero!

Deja un comentario.