Plagas y enfermedades de las plantas » La lucha contra la mosca blanca

La lucha contra la mosca blanca


La mosca blanca es una plaga que genera muchos problemas en la mayoría de los cultivos. Aprende cómo combatirla y deshacerte de esos pequeños insectos tan dañinos.

Mosca blanca

En realidad, la mosca blanca no es una mosca como tal, aunque se la conoce con ese nombre por su aspecto; son de color blanco y con pequeñas alas, que recuerdan la fisionomía de la mosca.

Es una plaga que puede atacar tanto a plantas de interior como de jardín. Les gusta la humedad y las temperaturas altas, por ello, es más frecuente que se reproduzca durante las estaciones de verano y primavera. Se reproducen con mucha rapidez. Dejan sus huevos en el envés de las hojas, desde donde absorben su savia y provocan que las hojas pierdan su color y acaben secándose.

Como hemos dicho, la plaga de la mosca blanca ataca tanto a plantas de interior como de exterior, y sus “víctimas” preferidas son hortalizas como la calabaza, el calabacín o la col, así como el tomate.

¿Qué hacer para luchar contra la mosca blanca?

En primer lugar y como se puede aconsejar para tratar cualquier otra plaga, lo más importante es prevenir. Además de observar diariamente tus plantas para poder detectar a tiempo cualquier anomalía, es recomendable que consultes a los profesionales del sector, para que te aconsejen sobre las mejores medidas de cuidado y atención. La humedad puede ser un motivo que genere problemas en tu plantación, pero en algunos casos es por exceso y en otras por defecto.

Cuidados plagasSi ya has detectado que tu planta ha sido invadida por la mosca blanca, puedes utilizar diferentes medidas de control que te ayuden a eliminarla.

Algunos productos son el Aceite de Neem o el jabón potásico, ambos son naturales y ecológicos, y que puedes adquirir fácilmente. No son contaminantes ni tienen contraindicaciones para las plantas.

También puedes utilizar trampas, filtros, mosquiteras o tiras adhesivas cromáticas que atrapan estos insectos. Todos estos productos los puedes comprar en tiendas especializadas, aunque también puedes intentar hacer una trampa tú mismo.

 

Las trampas cromáticas tienen que ser de color amarillo, ya que es una tonalidad que atrae a los insectos. Se acercarán a ellas y quedarán pegados o atrapados. Estos métodos son más efectivos como medio preventivo, pues si las hojas ya están infestadas, resultará más útil y eficaz otro método más combativo.

Otro método para luchar contra la mosca blanca es el que hacen otros insectos, que resultan beneficiosos para las plantas pero letales para esta plaga.

Por ejemplo, el eretmocerus eremicus es un insecto parásito que se alimenta de las larvas de la mosca blanca. Entre las especies de avispas parásitas, está la escarsia formosa y la eretmocerus mundus, que también se alimentan de las larvas y de la sustancia que suelta la mosca.

La plaga de la mosca blanca es muy común, pero no es invencible. Solo hay que poner atención, cuidado y observación, así como utilizar medidas preventivas para ahuyentarla y, en caso de que infeste nuestras plantas, emplear algunos de los métodos mencionados para combatirla.

Déjanos tu email para suscribirte al Newsletter de Tuinen.es

No hay comentarios aún

Puedes ser el primero!

Deja un comentario.