Plagas y enfermedades de las plantas » Rosquillas verdes y grises

Rosquillas verdes y grises


Aprovecho para hablaros sobre una plaga muy común en las plantas herbáceas, en las que me ha aparecido en mis plantas estos días. Se trata de orugas de un tipo de mariposa comúnmente llamadas noctúlidos.

Rosquillas verdes y grises

Estas orugas se alimentan de hojas y flores, e incluso de los tallos más débiles y tiernos cuando acaban con las hojas. Son bastante conocidas en agricultura por dañar numerosos cultivos de hoja como las lechugas, pero en el jardín también atacan a todo tipo de plantas de hojas carnosas y frescas.

Son fáciles de localizar los daños que estos insectos provocan, ya que se puede observar como las hojas están comidas desde el borde con un corte característico. Cuidado de no confundirlo con las babosas o caracoles, ya que estos últimos dañan las hojas haciendo agujeros en el centro de la hoja, y no desde el borde como lo hacen los noctúlidos.

Estas orugas tienen hábitos nocturnos, por lo que la máxima actividad la presentan en el ocaso. Aún así, con mucha paciencia podemos llegar a encontrarlos pegaditos a los tallos o en el envés de las hojas camuflados.

No es tarea fácil localizarlos pues al ser de color verde se confunden con las hojas de las plantas y además estos insectos se quedan paralizados al notar movimientos en la planta. Lo que dificulta su búsqueda.

Si las encontramos en una maceta, la solución es sencilla, bastará con buscarlos y quitarlos a mano. Sin embargo, si es en un jardín, la cosa se complica, ya que no sabemos de dónde vienen estas orugas por lo que hay que recurrir a plaguicidas químicos.

Un remedio natural es emplear el jabón de potasa, un buen aliado para la mayoría de las plagas. Ya que los insectos respiran a través del abdomen tapando la pulverización de  jabón de potasa los orificios por donde respiran, matando a la mayoría de ellos. Las proporciones más empleadas son 2 ml de jabón por cada litro de agua.

Otra solución es emplear insecticidas biológicos, combatiendo directamente contra los insectos con bacterias, que poseen proteínas tóxicas para las larvas de los insectos, cuando estos se alimentan de las plantas que han sido rociadas con bacterias.

 

Conoce más sobre el autor en su 

Déjanos tu email para suscribirte al Newsletter de Tuinen.es

No hay comentarios aún

Puedes ser el primero!

Deja un comentario.