Secretos de las plantas » Alcaparra, una nota amarga

Alcaparra, una nota amarga


Los especimenes silvestres de este pequeño arbusto de tallos tendidos pueden verse a menudo envolviendo los arrecifes costeros bajo el ardiente sol del Mediterráneo, o alzándose entre las grietas de las rocas.

Alcaparra, una nota amarga

La Capparis spinosa, de hojas ligeramente carnosas y flores con numerosos estambres de color malva, se cultiva como planta ornamental en el sur de Europa, donde también hay cultivos comerciales para aprovechar su producto más famoso: las alcaparras, un sabroso condimento.

En realidad, las alcaparras son el capullo en conserva de las flores de esta mata espinosa perenne. Cuando las yemas florales son nuevas, firmes y aún no se han abierto, se conservan o bien en sal, o bien en vinagre con sal, con lo cual se consigue extraerles su inconfundible sabor amargo y picante.

Las alcaparras aportan una acusada nota amarga a todo tipo de platos: pizzas, pasta, verduras, ensaladas, carnes, aves y pescado. Resultan deliciosas en cualquier salsa. Mezcladas con sardinas constituyen el condimento de una conocida receta italiana de pasta, mientras que en Provenza son un ingrediente culinaria muy apreciada; la salsa llamada tapenade, una sabrosa combinación de aceitunas, alcaparras y anchoas, toma el nombre de la palabra tapéno, que en provenzal significa alcaparra.

Las yemas de flores y la corteza de las raíces de esta planta estimulante también poseen virtudes medicinales: mejoran dolencias tan diversas como gota y flatulencia, y contienen un bioflavonoide antioxidante, la rutina. Se ha hablado de la facultad de esta plana para tratar las afecciones cutáneas, pero aparece que se trata más bien de una especie urticante.

 

Conoce más sobre el autor en su 

Déjanos tu email para suscribirte al Newsletter de Tuinen.es

No hay comentarios aún

Puedes ser el primero!

Deja un comentario.