Secretos de las plantas » Cómo reproducir Stevia paso a paso

Cómo reproducir Stevia paso a paso


Usada desde la época precolombina en Paraguay, donde se la denominan "hierba dulce", como edulcorante para el mate y otras infusiones, la especie no llamó la atención a los colonizadores, no hasta 1887 cuando un científico suizo Moisés Santiago Bertoni comenzó a investigarla y vio sus grandes beneficios.

Stevia

Tenerla a mano en casa y consumirla seguido, nos aportará grandes beneficios, tales como:

– Regula el azúcar en la sangre.

– Reduce la presión arterial.

– Regula el aparato digestivo en general.

– Actúa favorablemente ante la ansiedad.

– Reduce la grasa en personas obesas.

– Tiene efecto diurético.

 

Cómo reproducir Stevia paso a paso:

1- Hay que llenar el recipiente con un sustrato bien abonado, se puede encontrar en cualquier vivero, y regarla hasta que el sustrato quede bien humedecido.

2- Corta unos 10 cm finales de un brote de Stevia para reproducirla (asegurarse que no acaba en flor). De estos 10 cm elimina las 2-3 hojas de la parte de abajo, para facilitar su enraizamiento, presionando bien fuerte con los dedos alrededor del tallo par que haga contacto con el sustrato húmedo.No dejar pasar mucho tiempo desde que se corta y hasta que se planta el brote. Mejor cortar y plantar inmediatamente o mantener en agua como si fuesen flores cortadas.

3- Depositar la maceta en un lugar sombreado, para evitar que el sol impida el enraizamiento y regarla 3 veces al día (por la mañana, a medio día y por la tarde).

Observación: Un lugar sombreado no quiere decir el interior de una habitación o un almacén oscuro. Cuando se dice poner una planta recién plantada en un lugar sombreado, significa ponerla siempre en un invernadero o al aire libre en un lugar en que no le de el sol directamente en ningún momento. 

4- A los 28-30 días el brote de Stevia comenzará a ponerse derecha, y cuando se observe que alguna hoja nueva empieza a salir, ya se puede poner en una zona con más sol, donde ya no parara de crecer.

5- Al cabo de dos meses de haber replicado o transplantado el brote con raíces a la maceta, transplantar por segunda vez al lugar definitivo, que puede ser al aire libre, en el suelo de un jardín, huerto o campo de cultivo, dentro de un invernadero o a una maceta bastante grande, para facilitar el máximo crecimiento de la planta.

6- Cuando se llega al final del otoño y notamos que la planta ya no tiene ganas de crecer y se llena de flores, es el momento de recortarla, dejándola a 10 cm de altura y aprovechando para secar las hojas que aun quedan.

7- Para secar las hojas durante el verano de modo correcto, procurar que no les de el sol directamente, con el fin de preservar todas las propiedades medicinales. Las hojas de última hora, cuando se poda la planta para pasar al invierno, es inevitable secarlas al sol, aunque en pequeñas cantidades, se pueden secar en el interior de la vivienda donde habrá mejor temperatura.

Durante el verano, es necesario regar todos los días, pero en primavera y otoño, esperar a regar a que la tierra no de sensación de humedad en contacto con la mano.
Durante el invierno, al estar la planta parada, regar muy poco, para evitar que se pudran las raíces, ya que de ellas han de volver a brotar nuevas plantas durante la primavera.

Fuente: Wikipedia

 

Déjanos tu email para suscribirte al Newsletter de Tuinen.es

No hay comentarios aún

Puedes ser el primero!

Deja un comentario.