Secretos de las plantas » Curiosidades sobre los bonsáis
12Jul2017

Curiosidades sobre los bonsáis


En torno al bonsái existe una cultura ancestral, relacionada con el arte, las tradiciones y ciertas creencias, que le hacen ser un árbol muy especial, no solo por su tamaño.

De origen chino, el cuidado del bonsái se remonta a la época de la Dinastía Tang (618-907), aunque alrededor del siglo XII se exportó este arte a Japón.

Para los monjes taoístas representaba un símbolo de eternidad. Poco a poco su carácter divino para convertirse en un arte que, en un principio era exclusivo para la nobleza y las clases más elitistas.

Existen leyendas e historias relacionadas con el bonsái, su cultura y sus características.

Curiosidades sobre los bonsáis que desconocías

El cuidado de bonsáis es una obra de arte viva, cuyo aspecto va cambiando a lo largo del tiempo.

Como ya hemos dicho, durante una época el cuidado de bonsáis era exclusivo de la nobleza y las clases sociales altas. Por ello, en Japón, si una familia quería ser considerada de la élite, debía tener al menos un bonsái que tuviera 300 años de antigüedad.

Cuidar bonsáis es un arte que siempre ha simbolizado refinamiento y nobleza. Aunque en la actualidad se ha perdido un poco ese carácter, pues cuidar bonsáis es mucho más accesible para muchas personas.

Ya que los bonsáis son representaciones en miniatura de árboles de su misma especie a tamaño natural, para lograr la perfección en un bonsái debe reflejar exactamente las mismas características que su análogo original.

En la actualidad, existen ejemplares milenarios que superan los mil años de antigüedad. Uno de ellos sobrevivió a la bomba atómica de Hiroshima y actualmente se encuentra en el Museo Nacional de Bonsái en Washington. Otros tres ejemplares milenarios está en Japón mientras que el Bonsái de Ficus, considerado el más viejo del mundo, está en el Museo Italiano del Bonsái “Crespi”.

Se han llegado a vender ejemplares de bonsáis por importes superiores a los 400.000 dólares. El récord lo tiene un enebro por el que se llegó a pagar 2,5 millones de dólares en una subasta.

Necesitan mucha luz directa para vivir. El sol es su fuente de energía y crecerán más sanos cuanto más contacto tengan con el entorno natural.

Algunas especies de bonsáis, como las coníferas y caducifólias crecen y se desarrollan mejor en los climas más fríos.

El interés por cultivar y cuidar bonsáis cada vez está más extendida por todo el mundo.
Quienes practican este arte defienden que se trata de una actividad muy relajante y gratificante, aunque requiere una constante dedicación.

Be Sociable, Share!
Opt In Image
Consigue GRATIS la Guía MMD con fichas y fotografías de 2.500 plantas
Suscríbete ahora a nuestra newsletter y...

tick Participarás en el sorteo mensual del libro

tick Recibirás un resumen de los nuevos artículos

tick Accederás a contenidos exclusivos para ti

No hay comentarios aún

Puedes ser el primero!

Deja un comentario.