Secretos de las plantas » Frutas exóticas: Higos chumbos

Frutas exóticas: Higos chumbos


El nopal o chumbera (Opuntia ficus-indica) pertenece a la familia de las cactáceas y, como tal, es una planta espinosa y suculenta, de tallos redondeados e hinchados y hojas reducidas a espinas. El género Opuntia es el más numeroso y más ampliamente distribuido de la familia de los cactus.

Frutas exóticas: Higos chumbos

Su área de distribución se extiende desde el sur de Canadá hasta Sudamérica, y se encuentra también en las islas del Caribe y en las Galápagos. La especie que nos ocupa es originaria de México, pero hace tanto tiempo que se cultiva en la mayoría de países de la región mediterránea, donde se ha naturalizado, que a forma parte del paisaje como si fuera una planta autóctona de esos lugares. Suele crecer en el litoral, sin alejarse demasiado de la costa, pes no sobrevive a las bajas temperaturas.

Su cultivo, tan común en los países mediterráneos y en la India, se inició para el consumo de sus frutos, los higos chumbos, o ‘tunas’, como son conocidas en México. Son de color rojo, amarillo o púrpura, de forma oval, y miden entre 5 y 8 cm de diámetro. 

Su blanca, jugosa y dulce pulpa se encuentra protegida por una piel tan repleta de finas espinas que es necesario recolectarlas provisto de unos buenos guantes. Existen algunas variedades sin espinas, pero los entendidos aseguran que los frutos más dulces son los más espinosos.

Suelen consumirse crudos o bien rociados con un poco de zumo de limón o de lima. A veces se utilizan para aromatizar algunos postres. Tienen un alto contenido en magnesio y también son ricos en potasio.

Pero no sólo los frutos del nopal son sabrosos; también los planos y carnosos tallos del nopal, las palas o pencas, son muy apreciados para el consumo, especialmente en México y Centroamérica.

Tienen un sabor suave y ligeramente picante, y se utilizan de muchas maneras. En ensalada, para acompañar los huevos, picados como guarnición, en salsa, etc. Tomarlos frescos requiere una ligera preparación ya que hay que retirar las espinas y, una vez hervidos, hay que enjuagarlos varias veces para eliminar la baba que sueltan

Para mayor comodidad, pueden adquirirse en conserva, marinados o confiados, listos para comer.

 

Conoce más sobre el autor en su 

Déjanos tu email para suscribirte al Newsletter de Tuinen.es

No hay comentarios aún

Puedes ser el primero!

Deja un comentario.