Secretos de las plantas » Mirra, evocadora de Oriente Medio

Mirra, evocadora de Oriente Medio


La palabra mirra evoca inmediatamente los perfumes e inciensos exóticos de Oriente Medio, así como la historia bíblica de la Adoración de los tres Reyes Magos, en el que llevaban oro, incienso y mirra.

Mirra, evocadora de Oriente Medio

Foto de natureboy.nickstoys.com

La mirra, para los que aún no lo sepan, es una gomorresina de fuerte aroma, que exudan varias especies de arbustos y árboles del genero Commiphora. Muy resistentes a la sequía que crecen en los desiertos semiáridos de todo el mundo, desde América del Sur hasta Oriente Medio, África y la India.

Para la extracción de la resina se utiliza el arbusto Commiphora myrrha.

La resina de mirra, además de sus conocidas aplicaciones en la elaboración de perfumes e inciensos, posee numerosas propiedades medicinales. Se trata de un potente remedio astringente, tónico, estimulante, expectorante, curativo y antiséptico.

Con esta resina, una vez esta seca, se fabrican numerosos aceites, comprimidos y tinturas, que se administran para aliviar los trastornos digestivos, menstruales y de los bronquios, para curar las heridas y el tratamiento de infecciones como la amigdalitis y las úlceras bucales. Así mismo, forma parte de la composición de muchos productos de higiene bucal. La mirra puede combinarse con otras plantas, por ejemplo con serpol (Thymus serpyllum), para curar las infecciones de garganta.

Mirra, evocadora de Oriente Medio

Foto de www.steenbergs.co.uk

Una promesa oriental

Es probable que la mirra sea originaria de Oriente Medio, donde está estrechamente relacionada con la historia y las prácticas religiosas de esta región: quemar incienso de mirra era un ritual de purificación habitual.

La mirra también ardía en los templos de muchas otras grandes civilizaciones, desde el Antiguo Egipto (donde se empleaba en los embalsamamientos) hasta la antigua India, mientras que en gran parte del mundo llegó a tener un gran valor comercial.

La mirra es un remedio tradicional en Oriente Medio desde los tiempos bíblicos, y desde hace miles de años en la India y China. En la actualidad, la resina aún se extrae de los arbustos silvestres, para lo cual se practican incisiones en la corteza, de las que fluye una goma amarilla que se torna pardo rojiza al secarse.

Déjanos tu email para suscribirte al Newsletter de Tuinen.es

No hay comentarios aún

Puedes ser el primero!

Deja un comentario.