Tuinen.es » Secretos de las plantas » Propiedades de la encina
6oct2012

Propiedades de la encina


El género Quercus comprende un gran número de especies (alrededor de 600), muchas de las cuales son características de la zonas templadas, pero también existe un gran número de ellas que crecen en regiones tropicales y subtropicales de México, Sudeste asiático e incluso Nueva Guinea.

Propiedades de la encina

El género comprenden desde arbustos que no sobrepasan el metro de altura, hasta grandes árboles que alcanzan más de 30 metros. La mayoría de especies son longevas y su dura madera ha sido utilizada durante siglos por el hombre.

La encina es uno de los árboles más típicamente mediterráneos, pero debido a diversas circunstancias ha sido sustituido en muchos lugares por el pino. Es un árbol corpulento, de copa amplia y densa y con la corteza oscura y rugosa. Las hojas, perennes, son coriáceas, pecioladas y alternas, con el haz de intenso color verde oscuro y el envés grisáceo y ligeramente lanoso. Florece en primavera y los frutos maduran a finales de verano o en otoño.

Los frutos son bellotas de forma ovoide con una única semilla en su interior de forma también ovoide, cubierta de una membrana muy fina de color pardusco.

Existen dos subespecies: Q. ilex ilex, la encina propiamente dicha, y Q. ilex rotundifolia a la que se conoce como encina carrasca o en algunos lugares simplemente como carrasca, considerada por algunos autores como Q. rotundifolia.

Antiguamente, las encinas constituyeron una importante fuente de carbón. Poseen una madera muy dura y nudosa, de color amarillo rojizo y que resiste bien la inmersión, pero resulta difícil de trabajar. Se utiliza en tornería, carpintería y en la construcción para fabricar entre otras cosas mangos de herramientas, pavimentos y parquets.

Además contiene taninos y goza de propiedades astringentes, antidiarreicos y emenagogas (que regulan la menstruación anormal). Las sumidades floridas, la corteza y los frutos se utilizan con fines medicinales. Las sumidades floridas en decocción durante dos minutos y en la dosis adecuada (30 g por litro de agua) reducen las inflamaciones intestinales. La corteza seca en decocción durante 20 minutos se aplica en lavados para cicatrizar las heridas (80 g por litro de agua) y también elimina los olores molestos. Los frutos tostados y molidos como si fueran café y tomados en infusión cortan la diarrea.

 

Conoce más sobre el autor en su 

¿Te gusta? Compártelo
Opt In Image
Consigue GRATIS la Guía MMD con fichas y fotografías de 2.500 plantas
Suscríbete ahora a nuestra newsletter y...

tick Participarás en el sorteo mensual del libro

tick Recibirás un resumen de los nuevos artículos

tick Accederás a contenidos exclusivos para ti

No hay comentarios aún

Puedes ser el primero!

Deja un comentario.