Selección de plantas » Arbustos para zonas frías

Arbustos para zonas frías


Rústicos, versátiles y resistentes, algunos arbustos garantizan la presencia de un denso y brillante follaje siempreverde durante todo el año en los jardines fríos, con una rica producción de flores o de frutos capaces de vestir, adornar y colorear con vivas tonalidades incluso los paisajes invernales más severos y crudos.

Arbustos para zonas frías

En las zonas de climas fríos es usual la presencia de la nieve durante buena parte del invierno, no sólo en las zonas montañosas sino también en las regiones más septentrionales.

Las plantas que crecen en estas condiciones han de estar adaptadas para evitar la congelación de sus tallos y de sus hojas; por esta razón muchas de ellas tienen características morfológicas similares,  y ello ocurre también con el grupo de los arbustos que crecen de forma natural en las zonas de temperaturas bajas. Las hojas suelen ser gruesas, de tamaño pequeño, de aspecto robusto  rígido y, en la mayoría de los casos, perennes; las cortezas son leñosas y resistentes, y los tallos crecen de forma lenta para que las copas reúnan un denso y tupido follaje y, de esta manera, aumente su capacidad de resistencia. A continuación se citan algunos de los arbustos más representativos, ideales para cultivar en los jardines de climas fríos.

 

Agracejo

Los agracejos (Berberis vulgaris) forman un grupo de plantas muy amplio y versátil que se cultiva especialmente en los climas fríos, tanto pos sus hermosos amentos como por su follaje. En otoño, su verde follaje adquiere colores rojizos y cobres muy intensos y brillantes, y en invierno, tanto sus pequeñas hojas coriáceas como sus tallos, a veces espinosos, adquieren tonalidades purpúreas. En primavera, sus yemas rosadas se abren y dan lugar a pequeñas flores de color amarillo claro que, una vez fecundadas  producen brillantes bayas rojas que incrementan el valor ornamental de esta especie en otoño. Crecen en cualquier tipo de suelo y apenas requieren riegos, salvo en épocas de sequía.

Cultívalos a pleno sol o bajo una sombra ligera, formando setos o creando composiciones de color junto a otros arbustos.

 

Boj

El boj (Buxus sempervirens) es un arbusto de tamaño pequeño, con varios tallos principales repletos de pequeñas hojas perennes que forman una tupida masa de color verde oscuro. Produce flores insignificantes y de escaso valor ornamental. Requiere un emplazamiento soleado o semisombreado, riegos regulares en épocas de sequía y se adapta a cualquier tipo de suelo.

Cultívalo en solitario, como contraste al pie de mata de otras especies de mayor tamaño y distinta coloración, formando setos o creando límites naturales para jardineras o parterres. Puedes dejarlo crecer sin podarlo o puedes ‘esculpirlo’ creando distintas formas topiarias.

 

Cotoneaster

Son arbustos de precioso follaje verde intenso y porte variado según la especie (rastrero, horizontal, erecto o péndulo). Producen abundantes flores estivales, casi siempre blancas, pero pequeñas e insignificantes. El elemento más llamativo, de gran interés decorativo, es su espectacular y prolongada fructificación otoñal. No tienen exigencias de cultivo, salvo una ubicación que les asegure la presencia de sol durante el mayor número de horas posible.

Debido a las innumerables formas y tamaños, pueden cultivarse para la cobertura de suelos en rocallas o taludes, como elementos aislados, para la formación de grupos en combinación con otros arbusto, especialmente coníferas pequeñas o especies de follaje rojizo, o incluso para crear setos.

 

Conoce más sobre el autor en su 

Déjanos tu email para suscribirte al Newsletter de Tuinen.es

No hay comentarios aún

Puedes ser el primero!

Deja un comentario.