Selección de plantas » El almendro: La floración

El almendro: La floración


Sin duda uno de los cultivos de mayor valor de nuestra agricultura tanto en calidad de sus frutos como en cuanto a la cotización de los mismos, es el almendro.

almendro

Las almendras son ricas en ácidos grasos no saturados, monoinsaturados y poliinsaturados. Estos ácidos grasos ayudan a reducir el colesterol en la sangre.

Al igual que otros frutos secos, las almendras tienen muchas proteínas. Además, proporcionan fibra, cobre, magnesio, vitamina E, ácido fólico, esteroles vegetales… proporcionan efectos positivos a la hora de reducir el colesterol y prevenir las enfermedades cardiovasculares.

España es el segundo país productor con el 15% de la producción mundial.

En nuestra geografía destacan principalmente variedades como Marcona, Planeta, Largueta, Desmayo…etc siendo las de cáscara dura las más representativas y/o demandadas.

Desde enero y hasta marzo ha tenido lugar la floración del almendro.

almendro en flor

Al margen de la importancia de este fenómeno, sin duda es uno de los árboles más bellos cuando llega esta época. Durante este periodo, en función de las horas de frío y de los grados de calor recibidos durante el invierno las distintas variedades de este cultivo han comenzado a mostrar sus características flores. El número de flores de cada árbol influye directamente en la obtención de una buena cosecha después, ya que cada flor dará como resultado un fruto. De ahí la importancia de minimizar riesgos.

Hemos tenido en cuenta dos factores principales para que el proceso de floración se complete, como son las condiciones climáticas posteriores a la floración y la polinización de las flores.

Si los procesos de polinización y fecundación se llevan a cabo con éxito, estamos asegurando una buena formación de la almendra.

La mayoría de variedades tradicionales llevan a cabo una polinización cruzada, por la que se necesita la ayuda de abejas u otros insectos, o incluso del propio viento para poder trasladar su polen desde los estambres de una flor hasta los estigmas de otra y que así se lleve a cabo la fecundación. Por el contrario, de forma minoritaria, existen otras variedades denominadas autógamas las cuales realizan la polinización en la misma flor, es decir se fecundan sin la necesitad de un agente polinizador externo.

Uno de los inconvenientes de la temprana floración del almendro es que corre un elevado riesgo de que sus flores se vean afectadas por heladas posteriores. Las condiciones climáticas adversan como son fuertes lluvias, bajada de temperaturas y fuertes vientos en los meses de febrero y marzo pueden hacer que el árbol pierda las flores que ya le han salido, además de dificultar el vuelo a los insectos polinizadores, evitando así la fecundación de las semillas. Todo esto se ve traducido en una pérdida exponencial de la cosecha final.

Desde Bonora nature, para prevenir la pérdida masiva de flores ante condiciones climáticas adversas y además asegurar una óptima fabricación de polen, recomendamos la aplicación de nuestro producto Floración.

Floración es un producto ecológico, no deja residuo y no se deben cumplir plazos de seguridad desde su aplicación hasta la recolección del fruto. Formulado con fósforo, boro y molibdeno es un inductor natural de la floración y cuajado del fruto. No contiene hormonas de síntesis, sino que estimula la propia fabricación de fitohormonas de la planta. También es de fácil asimilación por la planta, ayudando así a una rápida absorción de microelementos. Las bonanzas que caracterizan este producto es que fortalece, limita la caída flores y de frutos pequeños, además de generar mayor cantidad de flores y polen útil, con lo que obtenemos una mejor polinización.

El producto lo aplicamos vía foliar, disuelto en agua, contactando bien con todas las partes aéreas (tanto el haz como el envés de las hojas), sin excesiva presión en la cuba de aplicación. Se repitió el tratamiento dos veces para asegurar un buen funcionamiento. La primera aplicación en la prefloración y el segundo tratamiento cuando hayan cayeron el 80% de los pétalos en floración, y así es como conseguimos prevenir la pérdida masiva de flores ante el viento y otros factores externos climáticos.

Carmen Martínez

Ingeniero técnico agrícola de Bonora Nature

Déjanos tu email para suscribirte al Newsletter de Tuinen.es

No hay comentarios aún

Puedes ser el primero!

Deja un comentario.