Selección de plantas » El árbol de té y su poder terapéutico

El árbol de té y su poder terapéutico


El árbol de té, cuyo nombre científico es melaleuca alternifolia, es originario de Australia y el uso de su aceite se ha vuelto muy común por su eficacia para eliminar los piojos, aunque tiene otras muchas propiedades.

Árbol-de-té

Si tienes hijos en edad escolar, posiblemente hayas utilizado el aceite de árbol de té para prevenir y combatir los molestos piojos que proliferan en los colegios. Es un método natural muy eficaz que ayuda a ahuyentar esta engorrosa visita.

Pero el aceite de árbol de té tiene otras muchas propiedades que quizás desconozcas y que hacen que se convierta en un elemento indispensable del botiquín.

Es un gran árbol que puede superar los 10 metros de altura y que presenta unas peculiares hojas blancas. El explorador británico James Cook descubrió que los aborígenes australianos obtenían de estas hojas una infusión, lo que le inspiró para darle el nombre de árbol de té. Sin embargo, el uso del aceite de este árbol es únicamente externo, ya que ingerirlo puede ser tóxico.

Sus propiedades terapéuticas y medicinales hace que cada vez sea más utilizado y conocido el aceite de árbol de té para tratar diferentes molestias, dolencias o enfermedades.

¿Para qué se utiliza el aceite del árbol del té?

El árbol de té es un antiséptico natural por lo que puede ayudar a combatir bacterias y virus que pueden ser los causantes de los tan comunes resfriados o procesos gripales. Ya que no se puede ingerir, sí puedes mezclarlo con agua y hacer gárgaras sin llegar a tragarlo. También puedes notar la mejoría en dolores de garganta y la congestión nasal haciendo inhalaciones de vaho.

Entre sus usos medicinales, los más comunes están relacionados con la piel, así pues, es muy recomendable para tratar problemas de acné, abscesos, dermatitis por rozaduras, picaduras, quemaduras, sabañones, verrugas, etc. El aceite previene las infecciones provocadas por heridas abiertas de la piel y también ayuda a su posterior cicatrización.

Aceite-de-árbol-de-téTambién puede ayudar a bajar la inflamación por golpes o magulladuras, así como ayudar a que desaparezcan las moraduras o cardenales en la piel.

En enfermedades como el sarampión o la varicela, que provocan erupciones cutáneas, tomar baños de aceite de árbol de té puede ayudar a combatir los síntomas, como la fiebre y el malestar, además de que puede acelerar el proceso de curación y evitar que las heridas se infecten. También puede evitar que se queden las feas marcas en la piel por las heridas de las pupas, así como ayudar a su cicatrización.

Además de la piel, el aceite del árbol de té también beneficia al cabello. Se puede utilizar como mascarilla previa al lavado para obtener una mayor hidratación, prevenir los piojos y eliminar la caspa.

En cuestiones de problemas respiratorios, inhalar el vaho puede ayudar a eliminar la tos y a disminuir la inflamación provocada por la sinusitis.

El aceite de árbol de té también está indicado para eliminar las garrapatas, las pulgas y la sarna de los perros, siempre con uso externo también, aunque con dosis más diluidas en agua.

Déjanos tu email para suscribirte al Newsletter de Tuinen.es

No hay comentarios aún

Puedes ser el primero!

Deja un comentario.