Selección de plantas » El cultivo de las coníferas

El cultivo de las coníferas


El cultivo de las coníferas es sencillo, siempre y cuando elijamos bien la especie que se adapte mejor a nuestro clima y al tipo de suelo. Sin embargo esto último no es siempre sencillo, por lo que puedes hacer pequeños cambios en el suelo para disfrutar en nuestra casa de estas preciosas plantas.

conífera

Las exigencias de las coníferas frente a la calidad del suelo varían mucho; algunas especies son contrarias a los suelos calizos, tales como el pino marítimo (Pinus pinaster); otros al contrario son buenos para el suelo calizo como el pino negro de Austria (Pinus nigra austriaca); la mayoría delas especies se acomodan a las tierras ordinarias de jardín, moderadamente o poco calcáreas. Como norma general para plantar coníferas en los jardines, se les debe añadir sustrato, que en la mayoría de los casos deberá ser ligeramente ácido, sobre todo en terrenos calcáreos.

Fertilizante

Aunque la mayoría de las coníferas pueden prosperar sin fertilizantes, es bueno aportar alguna

vez al suelo una pequeña cantidad de abono granulado para asegurar una buena vegetación en las plantas durante los primeros años.

Los abonos o el estiércol bien descompuesto, la turba, dan a los árboles un vigor más grande v colores más vivos, conservan una humedad favorable para el crecimiento en los suelos secos y contribuyen a la desecación de tierras pesadas y compactas.

Plantación

Después de haber hecho el hoyo para la plantación, que como norma general será por lo menos doble del tamaño del contenedor, tanto en altura como en anchura para ejemplares pequeños y medianos con el fin de que entren holgadamente; y 25 ó 30 cm. más alrededor del cepellón y otro tanto en profundidad, para ejemplares grandes. En terrenos pobres y poco profundos es necesario hacer el hoyo más grande de lo anteriormente dicho por varias razones:

1ª. Para romper la capa poco permeable que impide que el agua drene bien, aunque para que esto se cumpla perfectamente sería necesario hacer un drenaje.

2ª. Para localizar en el hoyo una mezcla fértil para incitar a las raíces a que bajen y se desarrollen bien, para que puedan anclar bien la planta. Se da con mucha frecuencia el abatimiento por el aire de muchos Cedros, Pinos y Cipreses, cuando alcanzan cierta envergadura porque su sistema radicular se ha vuelto vago y ha explorado las partes superficiales ricas en alimentos y humedad sin tener ningún aliciente para profundizar.

 

Déjanos tu email para suscribirte al Newsletter de Tuinen.es

No hay comentarios aún

Puedes ser el primero!

Deja un comentario.