Selección de plantas » El mundo de los helechos

El mundo de los helechos


Estas plantas sin flores ni frutos aparecieron hace 300 millones de años sobre la faz de la Tierra. Casi siempre perennes, de tamaños y formas muy diversas, su color cautiva con matices que van desde un verde fresco y brillante a un oscuro azulado.

El mundo de los helechos

De los restos fósiles se deduce que los helechos surgieron en la era Primaria, durante el Devónico superior, pero fue el período Carbonífero cuando las condiciones climáticas (emanación de aguas calientes que dieron lugar a zonas pantanosas, lluvias intensas, humedad alta y ambiente templado) favorecieron el masivo desarrollo de estas especies vegetales tan diversas en sus formas, hábitats, modos de reproducirse y tamaños. Hay helechos de tan sólo unos milímetros y otros tan grandes como árboles, capaces de alcanzar entre 10 y 25 metros. La mayoría de los helechos que predominaban en el período Carbonífero se extinguieron, pero algunos de los que sobrevivieron dieron lugar evolutivamente a los que se conocen en la actualidad.

Geográficamente los helechos son más abundantes en las regiones ecuatoriales y tropicales húmedas, pero también hay especies en las zonas más frías del planeta e incluso en áreas desérticas.

Cómo son los helechos

Los helechos son unas de las plantas de follaje más populares, tanto en cultivos de interior como de exterior. Los helechos son plantas criptógamas (pteridofitas), es decir, que no producen fores ni frutos; y cuentan con miles de especies agrupadas en seis familias principales, la mayoría de ellas sorprendentes por la belleza de sus hojas, llamadas frondes. Su forma, tamaño y color —que va desde un verde claro hasta oscuro o azulado— varían de forma extraordinaria entre unos helechos y otros.

El tallo, llamado rizoma, suele ser subterráneo, excepto en los helechos arbóreos, en los que es aéreo. Es un almacén de alimento del que surgen los frondes, en general en disposición radial en torno a un punto central.

Muchos helechos son perennes, pero otros pierden las hojas cuando han terminado su temporada de desarrollo; sin embargo, sus rizomas y raíces siguen vivas bajo tierra hasta que llega una estación propicia.

Se reproducen por esporas, que se generan en los esporangios, reunidos a su vez en los soros, pequeños puntos de color marrón o negro que aparecen en el envés.

Helechos mix

Los helechos de exterior

En las zonas de origen, los helechos se pueden cultivar en los jardines y terrazas.

En España, sólo algunos y siempre y cuando se les proporcione una protección o unas condiciones de cultivo apropiadas. Este tipo de helechos suelen proceder de zonas de climas templados o fríos.

Se trata de especies muy interesantes, ideales para los llamados jardines de sombra que en los últimos años han cobrado auge condicionados por la construcción de las viviendas. Resultan adecuados para las zonas umbrosas de los jardines y para tapizar el suelo a la sombra de arbustos y árboles que tamizan la luz en verano.

Si las condiciones climáticas son muy adversas o se salen completamente del rango que requieren estos ejemplares, se pueden cultivar en contenedores y llevarlos a zonas más protegidas en invierno.

Los helechos de interior

En los trópicos viven al aire libre, de modo que para su cultivo en interiores habrá que proporcionarles un ambiente parecido: una temperatura que no baje de 14 grados, humedad elevada, y un emplazamiento fuera de los rayos directos del sol, donde reciba luz tamizada. No toleran el exceso de sequedad que produce la calefacción.

Déjanos tu email para suscribirte al Newsletter de Tuinen.es

No hay comentarios aún

Puedes ser el primero!

Deja un comentario.