Selección de plantas » Geranios rústicos

Geranios rústicos


Cultívalos en cualquier tipo de emplazamiento: rocallas, arriates, macetas o zonas silvestres. Los geranios rústicos son vigorosos, producen atractivas flores en una gran variedad de colores, son pocos propensos a las plagas y enfermedades y duran muchos años sin precisar demasiadas atenciones gracias a su extrema resistencia.

Arriate de geranium

Los geranios rústicos, conocidos también como resistentes, no se deben confundir con los famosos y mal denominados geranios ornamentales del género Pelargonium,  que producen flores de colores vivos y suelen cultivarse en macizos y contenedores. Los auténticos geranios son mucho más resistentes y pertenecen al género Geranium;  producen flores muy bonitas, pero de colores más tenues y, a diferencia de los pelargonios, toleran muy bien el frío. Figuran entre las plantas herbáceas perennes más populares; se cultivan en los jardines, sobre todo en los rurales, desde hace cientos de años, y suelen utilizarse como plantas tapizantes, aunque en realidad existe un surtido maravilloso, con formas para todo tipo de emplazamiento.

En total hay unas 400 especies distintas de geranios, originarias de las zonas medias de las montañas de Europa y de Asia, y cientos de cultivares e híbridos para satisfacer cualquier requerimiento. La mayoría de los geranios rústicos que pueden encontrarse en los centros de jardinería son muy resistentes, siendo la más popular el Geranium sanguineum, pero también hay unas pocas especies más delicadas, que sólo sobreviven si se cultivan en un invernadero o en una zona de clima templado.

Variedades de geranios

El geranio rústico es una planta de talla reducida, que no suele superar los 50 cm de altura. Por ello es apropiada para las borduras, rocallas y jardines alpinos. Sus hojas son de color verde opaco o verde grisáceo, de forma orbicular más o menos lobuladas. Su color varía del rosa pálido l púrpura oscuro y aparecen de forma abundante desde finales de primavera hasta finales del verano.

La reproducción se realiza con gran facilidad. Básicamente, se utiliza la siembra, que se efectúa en primavera directamente al aire libre o bajo protección si el el clima es muy frío, o la división de las matas ya existentes, que asegura la multiplicación de las variedades y que se puede realizar en primavera o en otoño, según la rigurosidad del clima.

 

Conoce más sobre el autor en su 

Déjanos tu email para suscribirte al Newsletter de Tuinen.es

No hay comentarios aún

Puedes ser el primero!

Deja un comentario.