Selección de plantas » Las plantas de interior en verano

Las plantas de interior en verano


La primavera ha sido el impulso de la vida y la carga de energía; el verano es la culminación y la época de esplendor y apogeo del mundo vegetal y también del animal que vive y se nutre de los vegetales. La producción de flores, de hojas y de nuevos brotes es constante y el calor abrasa. Todo ello requiere cuidados atentos y especiales.

Las plantas de interior en verano

Si durante el resto del año no te has olvidado de tus plantas, en verano lucirán vigorosas y se mostrarán más sanas que nunca, con una actividad productiva que será toda una recompensa y un agradecimiento a sus cuidados. Sin embargo, en esta época deberá estar más atento que nunca para controlar la posible aparición de plagas y enfermedades, y para limpiarlas, abonarlas y regarlas de forma adecuada.

Flores veraniegas

Hay una gran variedad de plantas que florecen en verano proporcionando un colorido espectacular; entre ellas se encuentran: lobelias, impatiens, mejoranas, felicias, petunias, verbenas, gisantes de olor, begonias, fucsias, geranios, alhelíes, cinerarias, caléndulas, amarantos, calceolarias y gencianas, entre otras. Estas plantas requieren fertilizantes especiales en su fase de floración.Después, muchas de ellas seguirán produciendo más hojas, por lo que necesitarán un abono adicional en forma de fertilizante convencional para plantas de interior.

Para estimular la floración y prevenir enfermedades, arranque las flores muertas inmediatamente después de que se comiencen a marchitar.

Flores veraniegas

A continuación te dejamos las diferentes tareas que has de realizar durante el verano para que tus plantas se encuentre siempre bellas.

Riego

Aunque se encuentren en el interior, las plantas varían sus necesidades hídricas según la climatología del mismo modo que lo hacen las que se hallan en el exterior. En verano es necesario aumentar la cantidad de agua de riego, pero podrían llegar a regarse en exceso con la misma facilidad con que sucede en invierno si no se tiene en cuenta el factor climático. Así, una planta puede requerir riegos diarios durante los meses estivales en los períodos de fuerte calor prolongado y de sol, mientras que en las zonas  de veranos secos y frescos probablemente con dos o tres riegos semanales sea suficiente.

Es frecuente que en los inicios de verano muchas plantas se hayan trasplantado recientemente; en tal caso el riego deberá ser también el adecuado para permitir que las nuevas raíces penetren y se adapten al compost.

Temperatura

La mayoría de las plantas de interior soporta bien las temperaturas estivales. No obstante, en los días secos y muy calurosos, es necesario que estén bien ventiladas.

Humedad

Durante los meses del verano las plantas pierden mucha humedad por evaporación, por lo que se les debe proporcionar un suministro adecuado de agua que les permita reemplazar la pérdida y también el desarrollo de nuevos brotes; además, de muchos ejemplares se beneficiarán si los rocía con agua de vez en cuando para mantener húmedo el ambiente, pero sin excederse y teniendo en cuenta las necesidades particulares de cada ejemplar.

Abono

Los meses estivales son el período del año en que la mayoría de las plantas se hallan más activas y por ello requieren alimentos adicionales. Abónalas cada semana o cada quince días, según su índice de crecimiento, con un fertilizante líquido y siguiendo estrictamente las instrucciones del fertilizante de cada fabricante, porque un exceso de abono puede ocasionar daños graves en las raíces. Antes de aplicar el abono, riega bien las plantas, y ten en cuenta que no es conveniente abonar los ejemplares recién trasplantados hasta transcurridas unas seis u ocho semanas.

Conoce más sobre el autor en su

Déjanos tu email para suscribirte al Newsletter de Tuinen.es

No hay comentarios aún

Puedes ser el primero!

Deja un comentario.