Selección de plantas » Lavandas siempre a punto

Lavandas siempre a punto


La lavanda es una planta muy atractiva para muchos insectos polinizadores, atrae a muchas mariposas, abejas y abejorros.

lavandas

Es un arbusto fragante y fácil de cultivar, como planta de balcón, o incluso como un seto arbustivo en el jardín. Si  la lavanda no se poda puede crecer hasta 1,5 metros.

Tipos de lavanda

La lavanda es un arbusto mediterráneo que pertenece a la familia de las Lamiaceas, como el romero o la menta. Hay muchos especies diferentes de lavanda Lavandula angustifolia, la más común, Lavandula stoechas,  una preciosa lavanda con flores con crestas de suelos ácidos. También existen multitud de variedades como la lavanda “Hardy” ideal para zonas de montaña o zonas muy frías.

Cuidado de la lavanda 

Lavanda mediterránea es una planta fácil de cuidar en el jardín. No requiere grandes cuidados en cuanto a suelo, la única pega es que no les gusta tener las raíces húmedas. Ten cuidado cuando se cultiva en maceta y no se drena adecuadamente. Pon la lavanda en un lugar soleado en el jardín y dar agua durante los períodos más secos. Cuando plantes la lavanda acompañada de otras plantas dale al menos 30 cm de distancia para que pueda crecer.

Lavanda

Poda de la lavanda

Para que esta planta esté siempre bonita hay que podarla muy de vez en cuando, sino se realiza la planta va adquiriendo un aspecto leñoso poco atractivo, además de que las ramas gruesas suelen tener menos flores. Para conseguir un número máximo de flores hay que podar las plantas cada dos o tres años considerablemente. Lo mejor es, sin embargo, podar la planta cada año para evitar las podas drásticas. Por lo tanto, dos fechas perfectas para la poda sería a finales de marzo / principios de abril la planta a un tercio y volver a podar después de la floración, en septiembre otra vez.

Déjanos tu email para suscribirte al Newsletter de Tuinen.es

No hay comentarios aún

Puedes ser el primero!

Deja un comentario.