Selección de plantas » Lilas a todo color

Lilas a todo color


Arbusto vigoroso o arbolillo de gran ornamentación por sus flores violáceas, blancas y purpúreas de delicado aroma. Florece en primavera en ramas del año anterior, cosa que habrá que tener en cuenta a la hora de realizar una poda.

lilas a todo color

La lila (Syringa vulgaris) se trata de una especie originaria del Sureste de Europa, Balcanes. El nombre deriva del griego «syrinx», flauta, ya que con la madera de las lilas se fabricaban las flautas. Es un arbusto grande de 3 m de altura, aunque puede llegar a medir los 7 metros, tomando forma de un pequeño árbol.

Sus hojas son caducas, lanceoladas, con la la haz verde oscura y el envés blanco lanoso. En primavera se llena de preciosas flores violetas o raramente blancas, todas ellas pequeñas y muy olorosas, por lo que son muy atrayentes para las mariposas. Nacen en las ramas del año anterior en grandes inflorescencias.

Hay cientos de variedades cultivadas. La más conocida ‘Alba’ que tiene flores blancas.

Tal es su aroma que su aceite esencial de las flores se utiliza en la elaboración de perfumes. Se emplea en macizos y pies aislados y también se cultiva como seto contra las paredes o para formas arriates. Otra forma de cultivo es en macetas para adornar terrazas.

Lilas a todo color

Cuidados

Soporta tanto los suelos arenosos como los arcillosos, las situaciones umbrosas, fríos intensos, suelos secos, etc. Muy resistente al frío, de hecho para que su floración surja en todo su esplendor, necesitan estar ubicadas en zonas que tengan inviernos fríos, es decir “pasar frío”. Las lilas necesitan terrenos neutros o calcáreos, ya que la acidez perjudica su desarrollo. Resiste algo la sequía, pero no mucho. Se puede regar 2 ó 3 veces por semana. Si el tiempo después de plantar el lilo es caluroso y seco no dude en regarlo con mayor frecuencia, por lo que nunca hay que dejar que se seque la tierra.

lila

Para un crecimiento rápido, fertilice sus plantas nuevas con abonos ricos en nitrógeno. En invierno haga sólo podas de limpieza, para eliminar ramillas muertas o dañadas. Jamás pode a fondo en esa época, pues la planta forma sus ramilletes de flores a partir de las yemas preexistentes desde la temporada anterior. En primavera, tras la floración de las lilas se ha de eliminar aquellas flores que estén secas o que parezcan marchitas, además de las ramas muertas y las que estén envejecidas.

 

Déjanos tu email para suscribirte al Newsletter de Tuinen.es

No hay comentarios aún

Puedes ser el primero!

Deja un comentario.