Selección de plantas » Plantas trepadoras en zonas templadas

Plantas trepadoras en zonas templadas


Son numerosas las especies de plantas trepadoras que pueden cultivarse en zonas templadas. Casi todas tienen la característica de ser muy resistentes a las variaciones de temperatura y humedad, razón por la cual, a pesar de tener sus preferencias, se pueden cultivar tanto en zonas secas como húmedas. todas tienen un uso ornamental, ya sea por su espléndido y vigoroso follaje como por sus vistosas flores, de manera que embellecen cualquier muro o enrejado, o cualquier zona de paso con arcos.

Plantas trepadoras en zonas templadas

Además de las especies aquí seleccionadas, cabe destacar también otras trepadoras muy indicadas para este tipo de zonas: la correhuela (Convolvulus tricolor), que vive de modo natural en las zonas rústicas de la cuenca mediterránea; un buen número de hermosos y fragantes rosales trepadores; la parra (Vitis vinifera), que se cultiva tanto por sus frutos como por la buena sombra que produce; las hiedras (Hedera spParthenocissus sp.), que plantadas entorno a los límites del jardín aportan un ambiente fresco y, además, dado que son ejemplares que no poseen una floración llamativa, permiten su combinación con especies provistas de flores vistosas.

Trepadoras con flores perfumadas

La madreselva y el jazmín son dos trepadoras vigorosas, bastante resistentes y de crecimiento rápido. Se cultivan no sólo para cubrir y embellecer espacios verticales en zonas cercanas a la casa, sino  también por el agradable e intenso perfume que desprenden sus flores.

LoniceraMadreselva (Lonicera periclymenum)

La madreselva pertenece a la familia de las caprifoliáceas. Es de crecimiento rápido, y sus tallos forman una compacta masa de vegetación llena de hojas perennes de color verde claro. En primavera y verano se cubre de flores amarillas de un aroma exquisito. Requiere un emplazamiento soleado, y suelo fértil, húmedo, bien drenado y enriquecido con materia orgánica. No tiene zarcillos ni raíces adventicias, por lo que necesita superficies de sujeción para trepar, como pérgolas, celosías y vallados. se multiplica mediante esquejes.

 

 

jasminumJazmín de verano (Jasminum officinale)

Popular y prolífica planta trepadora de la familia de las oleáceas, fácil de reconocer por la intensa y delicada fragancia de sus pequeñas flores blancas. Crece bien junto a muros orientados al norte o, en las zonas más frías, al oeste. Requiere un suelo fértil, capaz de retener la humedad, pero al mismo tiempo permeable, rico en materia orgánica y con un pH de 5,5 a 7. Su crecimiento es desordenado, y forma tallos enmarañados que se recomienda no podar, salvo que sea necesario aclarar; en este caso, se cortarán algunos tallos viejos después de la floración. Se multiplica con facilidad por esquejes semileñosos.

 

 

solanumSolano (Solanum ‘album’)

Hermosa trepadora perenne de la familia de las solanáceas, con tallos muy delgados y pequeñas hojas acorazonadas. Durante la época de floración (desde mediados de verano hasta finales de otoño) queda cubierta de delicadas flores blancas, no perfumadas, con vistosos estambres amarillos de forma estrellada. Existen otras especies del mismo género que son aromáticas y tienen  distintas tonalidades. No es demasiado exigente en cuanto al tipo de suelo, pero requiere una situación soleada, a ser posible orientada al sur y protegida de las bajas temperaturas invernales. Aunque es difícil de conseguir, se puede multiplicar por esquejes semileñosos en verano. Se recomienda adquirir ejemplares sanos.

 

wisteriaGlicinia (Wisteria floribunda)

Magnífica trepadora de la familia de las leguminosas, florece a principios de verano llenando arcos, muros y emparrados de vástagos floridos con grandes racimos florales de hasta 25 cm de longitud, compuestos de pequeñas y vistosas flores amariposadas de color azul violeta. Sus hojas, formadas por un número impar de folíolos, son también muy decorativas. La glicinia crece bien en la mayoría de suelos, aunque prefiere un substrato rico en materia orgánica bien fermentada y permeable; requiere una situación soleada y riegos moderados que no dejen que el suelo se seque ni que haya un exceso de humedad. La multiplicación por semillas es muy difícil, pudiendo pasar muchos años antes de que florezca; es preferible adquirir una buena planta injertada.

 

IpomoeaCampanillas (Ipomoea purpurea)

La campanilla pertenece a la familia de las convolvuláceas. Vigorosa trepadora que produce hojas acorazonadas y preciosas flores en forma de trompeta que pueden tener colores muy variados incluso en la misma mata: rojo, morado, blanco, rosa y lila. Muchas de las flores son bicolores, con un color principal que se va difuminando hacia el centro; algunas tienen los márgenes de los pétalos ribeteados. Una característica de esta bonita trepadora es que regenera sus tallos cada temporada, de manera que no suele superar los 3 metros de longitud; además, sus flores sólo se abren al mediodía.  Requiere un lugar soleado y resguardado de los vientos, y un suelo húmedo, rico en materia orgánica y con un pH de 6 a 8. No precisa poda, pero es imprescindible guiarla para que crezca abierta y la floración sea abundante. se multiplica con facilidad a partir de semillas y también mediante la división de matas, acodos simples y esquejes de tallo.

Conoce más sobre el autor en su

Déjanos tu email para suscribirte al Newsletter de Tuinen.es

No hay comentarios aún

Puedes ser el primero!

Deja un comentario.