Mascotas y animales en el jardín » Tortugas, las amigas silenciosas

Tortugas, las amigas silenciosas


Las tortugas son esos simpáticos reptiles que mucha gente elige para tener en casa como mascota. Son discretas y silenciosas, y perfectas para que los más pequeños de la casa aprendan a cuidar a un animal de compañía.

Cuando nos planteamos tener una mascota en casa, valoramos una serie de aspectos a tener en cuenta al responsabilizarnos de ella. Unos animales precisan de unas atenciones y cuidados que no necesitan otros, y ese puede ser el motivo principal por el que nos decantemos a elegir nuestro animal de compañía.

En primer lugar, hay que entender que las mascotas no son juguetes que cuando te cansas de ellos los puedes tirar o abandonar en un rincón. Es una responsabilidad que, en ocasiones, no todo el mundo está dispuesto a asumir.

Por ello, las tortugas suelen ser escogidas por aquellas personas que quieren poner a prueba su grado de compromiso, y enseñarlo a su vez a los niños, para que aprendan a cuidar a su mascota.

Tortugas de agua y de tierra
Las tortugas de agua suelen necesitar menos cuidados que las de tierra. Hay distintas variedades, aunque si vas a tener una tortuga como mascota, lo recomendable es que no te decantes por los ejemplares más exóticos, ya que pueden precisar un hábitat y unas condiciones que quizás no puedas proporcionarles.

Son animales que suelen vivir entre 10 y 20 años, aunque algunas especies pueden ser más longevas.

Aunque se trate de una tortuga de agua, su sistema respiratorio cuenta con pulmones, ya que no siempre están nadando, lo que les permite vivir en la superficie.

Antes de adquirir una tortuga, es importante saber si es de tierra o de agua. Si es terrestre, no le importará que no le pongas una pequeña piscina en la que bucear. Sin embargo, para las acuáticas es indispensable que puedan hacerse sus largos. Algunas pueden pasarse varias horas bajo el agua, aunque también necesitan salir a la superficie de vez en cuando.

Cuidados para las tortugas
Estos reptiles son muy fáciles de cuidar, ya que no son demasiado exigentes. Eso sí, hay que procurar mantener limpia su casa. En el caso de las tortugas acuáticas, hay que poner una especial atención en el estado del agua y no dejar que se ensucie demasiado. La frecuencia para renovar el agua es relativa. Procura que no presente un estado turbio y que el acuario esté siempre limpio.

La temperatura que tiene que tener el agua para que las tortugas estén a gusto ronda los 27 grados. Como también necesitan la luz del sol, que le lleguen los rayos puede ser la mejor manera de mantener el agua templada y que las tortugas se tumben bajo el sol.
También puedes disponer de lámparas específicas que mantengan el agua en la temperatura adecuada.

En cuanto a su alimentación, es recomendable proporcionarle una dieta variada en minerales y vitaminas. En las tiendas especializadas te pueden aportar toda la información que necesites. Suelen comer dos veces al día.

Hay que tener especial cuidado con la higiene cuando estemos en contacto con las tortugas, ya que a través de sus heces podrían contagiarnos salmonelosis. Es fundamental que nos lavemos las manos con agua y jabón para evitar este problema.

Es muy importante que te informes bien antes de adquirir una tortuga, para saber todos los cuidados que necesita. Algunas tortugas hibernan, otras escavan en la tierra para huir del calor extremo, unas necesitan tener un espacio para nadar, otras solo lo hacen cuando son jóvenes…

Si quieres proporcionarle el mejor hábitat para tu tortuga, infórmate adecuadamente de cuáles son los cuidados específicos que necesitan, y disfrutarás de tu animal de compañía durante muchos, muchos años.

Déjanos tu email para suscribirte al Newsletter de Tuinen.es

No hay comentarios aún

Puedes ser el primero!

Deja un comentario.